Por Camila Cáceres
11 septiembre, 2017

Danny DeVito y Rhea Perlman, sus padres en la película, hicieron lo más emocionante por ella.

Matilda es una maravillosa novela de Roal Dahl publicada en 1988 (sí, ni siquiera cumple 30 años aún) que cuenta la historia de una niña particularmente inteligente quien debe enfrentar a sus padres abusivos y a la horrible directora de su escuela con el uso de su astucia, valor, extraños poderes mágicos y una hermosa alianza con su profesora favorita. 

El éxito del libro inspiró una película, que fue estrenada en 1996 y se volvió de inmediato un clásico.

(También hay un musical realmente espectacular que todo el mundo debería ver, en serio.)

La niña tras Matilda Wormwood fue la adorable Mara Wilson, quien ya tenía un curriculum respetable como Nikki Petrov en Melrose Place y en Mrs. Doubtfire (mejor conocida por nosotros como Papá por siempre) interpretando a la hija más pequeña de Robin Williams.

A Mara le encantaba actuar y tenía el total apoyo de sus padres, Suzie y Michael Wilson, quienes se mudaban con ella durante las filmaciones y trataban de mantener una rutina saludable para sus cinco hijos.

Su madre ya le había leído Matilda y la familia estaba muy emocionada por participar en la película.

Fue el mismísimo Danny DeVito quien ofreció a Mara el papel. DeVito era director del proyecto, y además de tomar el papel del cruel padre de Matilda había contratado a su esposa, Rhea Perlman, como la superficial señora Wormwood.

Durante la etapa de producción, DeVito y Perlman invitaron a la familia Wilson a varios eventos como barbacoas y fiestas en piscinas.

Mara describió en su autobiografía ¿Dónde estoy ahora? que desde siempre todos se llevaron particularmente bien. Hubo inmediatamente una conexión extraña entre todos ellos, como si hubiesen sabido que les tocaría enfrentar una tragedia como un frente unido.

En 1995, cuando estaban en medio del periodo de filmación, la madre de Mara fue diagnosticada de cáncer mamario.

Michael Wilson apenas podía con los niños, la rutina de filmación de su hija y los cuidados que requería su esposa, quien se sometió a una masectomía y comenzó el agotador proceso de la quimioterapia. Danny y Rhea de inmediato ofrecieron todo su apoyo y acabaron cuidando de Mara mientras filmaban. Mara tiene sólo recuerdos dulces sobre ellos, a pesar de que frente a la cámara la pobre Matilda lo pasaba fatal.

Lamentablemente la quimioterapia no fue suficiente y Suzie Wilson murió el 26 de abril de 1996.

Matilda fue estrenada el 2 de agosto de 1996.

A Mara siempre la afectó mucho que su madre no pudiese ver la película del libro que tanto amaban, el resultado del proyecto por el que tanto se habían esforzado. Pasó casi una década antes de que alguien afortunadamente pudiera corregirla con la verdad.

¿Y quién creen que fue? Pues nada más y nada menos que Danny DeVito.

El hombre, a quien Mara considera parte de su familia, le aclaró que antes de que su madre muriera, recopiló una versión no editada de la filmación y la llevó al hospital para que Suzie la viera.

Suzie fue, de hecho, la primera persona en el mundo, fuera de DeVito, en ver la producción de principio a fin.

Mara eventualmente admitió que tras la muerte de su madre su interés en filmar se acabó y ahora se dedica a escribir, aunque aún hace apariciones en videos de Youtube, generalmente para bromear sobre su experiencia como actriz infantil o acerca de Matilda, la película que cambió su vida para siempre.

Te puede interesar