Por Luis Aranguren
17 noviembre, 2021

Podrías pensar que no es algo muy pulcro, pero para los coleccionistas vale oro. Un obsequio que obtuvo gracias a James Corden, con un mensaje incluido.

Muchos creemos que los fans pueden llegar a a ser algo locos cuando se trata de obtener algo de sus famosos favoritos, a veces arrancan cosas o hurgan en las basuras. Pero nos sorprenderíamos al saber lo que guardan algunas de nuestras estrellas favoritas, quienes son fans de otras personas.

En esta ocasión hablaremos de Adele, quien decidió responder 73 preguntas a Vogue mientras hacían una visita por su casa.

Vogue

Ahí aprovechó no solo para abrir sus pensamientos hacia el mundo, sino también para compartir un poco más de la intimidad de su hogar. Fue ahí cuando decidió impresionar al entrevistador con un recuerdo que conservaba con mucho cariño y recelo.

Cuando le preguntaron qué tenía ahí, se limitó a responder “Es bastante sorprendente” y le dio lo que parecía un recuerdo enmarcado. Al verlo de cerca, se dio cuenta que se trataba de un chicle escupido por la misma Celine Dion, como un obsequio para su compañera cantante.

Vogue

Al preguntarle cómo lo obtuvo, explicó que fue gracias a James Corden, quien le contó a Celine Dion que Adele era una gran fan durante su “Carpool Karaoke” así que le guardó aquel regalo.

Aunque al momento de recibirlo, fue en un simple papel, James lo enmarcó antes de hacerle la entrega a Adele, su propio pedazo de ADN de Celine Dion en su casa. Posteriormente, comenzaron a conversar sobre la vida de Adele y el significado de algunas canciones.

AFP

Como sabemos, ella fue muy abierta y es que el 19 de noviembre estrena un nuevo albúm en el que ella asegura que están muchas de sus letras favoritas. Este video ha tenido más de 4 millones de visualizaciones, y miles de comentarios felices por aprender sobre su cantante favorita.

No solo pudieron hurgar en su intimidad, sino que ahora no se sentirán tan raros al querer conservar algo que su famoso favorito haya botado.

Vogue

Recordaremos todos siempre que Adele guarda en su casa un chicle escupido por Celine Dion, aunque sea redundante, debemos recordar que estuvo en su boca y sea famosa o no, saliva es saliva. Si algún día alguien la desea clonar, ya saben a quien pedirle un poco de aquel ADN.

No cabe duda que los cantantes son tan humanos como nosotros, tienen gustos raros y guardan objetos muy poco comunes.

Puede interesarte