Por Luis Aranguren
19 octubre, 2020

Glamour en las pasarelas y manos con polvo en las obras, así fue su terapia. “Intenté ser modelo cuando era niño, mi madre tenía este sueño para mí, pero teníamos muchos problemas con las agencias, tenía baja autoestima, crecí y seguí otros caminos”, cuenta Francisco.

La depresión es una enfermedad que se esconde debajo de muchos sentimientos negativos. Podemos pensar que en un momento determinado se nos quitará solo, pero en ocasiones necesitamos ayuda y la fortaleza para enfrentarnos a esta situación.

Así se sentía Francisco Albuquerque, quien saltó de una profesión que disfrutaba a otra que verdaderamente ama.

Instagram / Pedreiro Model

Y es que él de profesión principal tenía la albañilería, en la que trabajaba desde adolescente con sus tíos y padrastros pasó a ser modelo. Muchos pensarán que fue un proceso sencillo, pero no todo es como parece.

Instagram / Pedreiro Model

Francisco pertenece a una familia pobre, criado por su madre soltera siempre tuvo dificultades.

https://www.instagram.com/p/CEYBQrEJjJk/

“Intenté ser modelo cuando era niño, mi madre tenía este sueño para mí, pero teníamos muchos problemas con las agencias, tenía baja autoestima, crecí y seguí otros caminos”.

–Francisco Albuquerque dijo a Razoez para Acreditar

Desde pequeño se imaginaba siendo modelo, pero tenía que pagar fotografías y agencias por lo que había decidido dejar su sueño de lado. Su autoestima bajó y subió de peso, intentó con la universidad pero nada le complacía por lo que terminó trabajando de albañil con sus familiares.

Instagram / Pedreiro Model

Pero todo cambió cuando su mamá lo impulsó a seguir su camino de modelaje, fue a un psicólogo y con lo que trabajaba se pagaba sus sesiones. Al principio le fue un poco difícil, pues algunos les decían que “no podía ser un modelo de cemento sucio”.

Pero Francisco no quería ocultar sus orígenes, al contrario quería enseñar que sin importar de dónde vengas, podrás llegar lejos.

“En el mundo de la moda, la gente decía que tenía que cambiar, mostrar glamour, no publicar fotos del albañil, pero era la historia que quería contar, no quería ocultar mis raíces”.

–Francisco Albuquerque dijo a Razoez para Acreditar

Pero en redes sociales se hizo un éxito, por lo que de pronto lo empezaron a llamar, y se dieron cuenta que habían cometido un error. Ahora que ha posado para varias revistas, está cumpliendo su sueño, pero lo que es más importante: está siendo feliz.

Instagram / Pedreiro Model

Si bien no ha trabajado mucho por la pandemia, hace de todo por darle a su madre una mejor vida como agradecimiento por todo lo que ha hecho por él. Varios han ayudado a este albañil, desde odontólogos hasta gimnasios.

Instagram / Pedreiro Model

Es una historia de superación, de esas que nos dicen que lo que realmente importa son nuestras ganas de crecer.

Puede interesarte