Por Juan David Montes
2 diciembre, 2016

Resultó ser un caso de… demasiada imaginación.

El pasado 25 de noviembre, a la estación de policía de Maroochydore, en Queensland (Australia), llegó un ciudadano bastante alarmado con lo que el creía que era la prueba de un espantoso homicidio. En sus manos tenía una bolsa con un objeto circular y transparente, él creía que se era un implante estético. Las autoridades adelantaron las investigaciones y descubrieron que el objeto no era más que el cadáver de una medusa.

Hoy en La ley y el orden: el implante que era una medusa.

El objeto fue entregado como la televisión se lo ha enseñado: empacado y debidamente identificado.

img_5350-2
Queensland Police Service

De acuerdo con la Policía de Sunshine Coast, “el hombre estaba preocupado de que el implante estético fuera de alguien asesinado o ahogado”.

img_5351-2
Queensland Police Service

Tal vez alguien ha estado viendo demasiados programas de televisión sobre crímenes.

img_5352-2
Queensland Police Service

Posiblemente ha sido el caso más fácil de resolver para este equipo de policías.

Puede interesarte