Por Antonio Rosselot
17 agosto, 2021

La idea es hacer que el niño o niña se sienta más incluido y apreciado por su nueva/o madre o padre, además de quitarle la connotación negativa a las palabras “padrastro” y “madrastra”. Algunas de las celebridades que han adoptado este lenguaje son la princesa Beatriz y la supermodelo Gisele Bündchen, entre otras.

Cuando nos hacemos parte de familias que ya tuvieron un ensamblaje previo, siempre es complicado el proceso de entrada. Para muchos hombres o mujeres puede ser muy difícil el hecho de convertirse en padrastro o madrastra de un hijo anterior de la pareja respectiva, y cuando éstos son pequeños también les cuesta entender la reconfiguración en general.

Además, los términos de “padrastro” y “madrastra” tienen una connotación negativa justamente por eso, ya que popularmente han sido los “villanos” que llegan a “entrometerse” en una familia y revolver el gallinero. Evidentemente sabemos que no siempre es así, pero hay sensibilidades que se deben atender para que la relación sea buena.

Dicho esto, algunas celebridades están apuntando a un cambio en el lenguaje: en vez de decirle “hijastro/a” al retoño/a de su pareja, comenzaron a llamarles “hijo adicional” o “hijo extra” con tal de hacerlos sentir más incluidos, valorados y aceptados en la familia.

Una de ellas es la princesa Beatriz del Reino Unido, nieta de la reina Isabel II. La real está emparejada con el empresario Edoardo Mapelli Mozzi y ambos están esperando su primer bebé —que nacerá en unos meses más—, pero ella también ha adoptado al pequeño Wolfie, de cinco años y fruto de la relación anterior de Mapelli Mozzi, y lo considera como su “hijo adicional”.

REX

A su vez, la mundialmente conocida modelo Gisele Bündchen se refiere a Jack —el hijo de 13 años de su marido Tom Brady— con el mismo concepto. Resulta que Bridget Moynahan, la exesposa de Brady, quedó embarazada de él poco después de que empezara a salir con Gisele, por lo que la modelo vio todo el proceso de cerca.

En 2018 la brasileña reveló que el nacimiento de Jack inspiró a la pareja a tener hijos propios más temprano de lo pensado, para que los hermanos “tuvieran edades similares”.

En entrevista exclusiva con Daily Mail, la especialista en paternidad y maternidad Georgina Durrant comenta que este nuevo término ayuda a que los chicos en cuestión “se sientan valorados y aceptados en sus familias”. 

IG: @gisele

“Creo que sería de gran calidez para los niños saber que se refieren a ellos como una adición a la familia. Sé que los padrastros y madrastras en historias infantiles tales como ‘La Cenicienta’ le han dado una connotación mala a dichos términos, pero creo que hemos progresado desde entonces y mucha gente diría que tampoco hay problemas con los términos tradicionales (…) se debe elegir el título con que todos estén felices y cómodos”.

—Georgina Durrant a Daily Mail

El consejo que la especialista le da a las familias que se estén enfrentando a esta situación es que, si los chicos están en edad suficiente, involucrarlos en en el proceso y que ellos elijan el término con el que quieren ser referidos. Por otra parte, la idea es “dejarlo abierto a cambios en el futuro en caso de que cambien de opinión”.

Y ustedes, queridos lectores, ¿qué opinan al respecto? ¿Es una postura válida u otra preocupación más de la “generación de cristal”? ¡Los leemos!

Puede interesarte