Por Pedro Juan
18 junio, 2020

El espacio es de más de 8.000 metros cuadrados y se puede visitar por sólo 9 dólares.

El increíble Museo Atlántico se inauguró en Lanzarote, una isla en el océano Atlántico. En Europa se encuentra instalado lo que jamás hubiéramos imaginado que podríamos ver fuera de nuestros sueños: un museo bajo el agua. Diversas esculturas del famoso artista Jason deCaires Taylor, se ubican estratégicamente bajo el agua para armar un ambiente submarino que se enfoca en transmitir un mensaje consciente sobre el cuidado del océano.

JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR

DeCaires Taylor también ha hecho su obra en las costas de México y de Las Bahamas, y hoy nos impacta con lo que logra transmitir en su creación.

Las esculturas sumergidas se transforman en un arrecife artificial para los peces y la vida submarina, ayudando a reponer un ecosistema que ha sido trabajado por la erosión.

JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR

El costo de sumergirse por una hora con snorkelers es de unos $9 dólares, y para los buceadores, quienes llevarán su propio equipo, unos $13 dólares.

JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR

El espacio es de más de 8.000 metros cuadrados, y la mayor atracción es la pared “Crossing the Rubicorn”, de casi 30 metros de largo y que pesa 1.102 toneladas.

“El trabajo tiene como objetivo marcar este 2017 como un momento crucial, unrecordatorio de que los océanos y el clima de nuestro mundo están cambiando y que necesitamos tomar medidas urgentes antes de que sea demasiado tarde.

En tiempos de creciente patriotismo y proteccionismo, el muro nos recuerda que no podemos segregar nuestros océanos, el aire, el clima o la vida silvestre como hacemos con nuestras tierras y posesiones”.

 -Jason deCaires Taylor, comunicado de prensa-

JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR
JASON DECAIRES TAYLOR

Moriría por visitar un lugar así.

No puedes hablar con nadie más que contigo mismo, observas en silencio una magia que antes sólo veíamos en películas o en nuestros sueños, y finalmente te conectas con el océano y sientes la responsabilidad que tenemos como seres humanos de cuidarlo y mantenerlo en buen estado.

¿Te gustaría conocerlo?

Puede interesarte