Por Kat Gallardo
17 julio, 2017

Antes del reality y las luces, los Kardashian vivieron uno de los episodios más deprimentes del mundo del espectáculo.

La amistad entre Robert Kardsahian Sr. (el papá de las Kardashians) y O.J. Simpson, la estrella de fútbol americano acusado de matar a su ex esposa y su pareja, no fue lo único que destruyó el famoso caso que en 1994 encendió todos los televisores en Estados Unidos. El libro The Kardashians: An American Drama de Jerry Oppenheimer investigó lo que ocurrió después del trágico episodio.

AP

Robert y O.J. eran tan amigos antes del juicio que incluso sus familias vacacionaban juntas. Cuando ocurrió la tragedia, Robert se integró como parte de su equipo de abogados, a pesar de que su familia y amigos le recomendaron mantenerse al margen. Quienes intentaron detenerlo fueron su hermano Thomas Kardashian, Larry Kraines -uno de sus confidentes- e incluso sus padres.

Instagram Khloe Kardashian

Fue tanta la presión que tuvo Robert, que pensó incluso escribirle una carta a su familia pidiéndoles perdón por involucrarse. Esperaba que sus hijos no dejaran que esto dividiera a la familia. Pero sus miedos se hicieron realidad.

Cuando Kourtney postuló a la Universidad de Arizona, de donde obtendría más tarde su título en Artes Escénicas, lo hizo con un ensayo titulado “Mis padres estuvieron en bandos contrarios en el Caso de O.J. Simpson”. Su padre contaba esto con pesar.

Kim Kardashian Blog

Dicen que cuando Kim se casó por primera vez el año 2000 con Damon Dash, estaba todavía tan enojada con su padre, que no le contó. Fue Kourtney quien se lo dijo a Robert.

Tom Kardashian, hermano del padre de las Kardashians, culpó -en parte- al juicio de la enfermedad que llevó a Robert a morir prematuramente. “Su vida fue un infierno los años siguientes y terminó con su muerte debido al cáncer al esófago que lo aquejaba sólo tres días antes del octavo aniversario del juicio”.

Instagram Kris Jenner

Khloé admitió en su programa radial que luego del caso, a su familia la corrieron de varios restaurantes debido a que su padre había participado en la defensa. Sin mencionar que la prensa decía que O.J. era su verdadero padre, cosa que el mismo Robert Kardashian desmintió en vida.

Además, todos los amigos y conocidos de Robert comentaron que luego del juicio entró en una profunda depresión. Sintió que había perdido “toda confianza en la inocencia de su amigo”, lo cual lo dejó devastado. Sin contar el juicio público que le tocó vivir.

Radar

“Kardashian pensó que terminando el juicio terminaría como un héroe nacional, como el último amigo leal”. En vez de eso, terminó tan demonizado como Simpson. Recibió llamadas anónimas a medianoche, amenazándolo a él y a sus hijos y diciéndole que estaría en la lista negra de cualquier sociedad de Beverly Hills a la que intentara ingresar. Encontrar trabajo fue casi imposible.

Este quiebre en la familia se puede leer en el libro de Oppenheimer y también evidenciar en la serie American Crime Story, transmitida por FX y disponible en Netflix en algunos países, donde cuentan a modo de ficción el caso de O.J. Simpson y de paso retrata a una de las familias más polémicas de Estados Unidos.

E!