Por Andrea Araya Moya
28 abril, 2020

La historia de Blancanieves no tuvo nada de romanticismo.

En las películas de Disney siempre reina el amor y el “vivieron felices para siempre”. Los príncipes son héroes, y las princesas vencen a los malvados para poder quedarse con la persona que aman, junto con todas las enseñanzas que dejan consigo.

Sin embargo, gran parte de las historias de las icónicas princesas están basadas en relatos antiguos que a veces no tienen nada que ver con lo que cuenta Disney en sus películas. En muchas historias hay finales trágicos, desamor, y detalles perturbadores que jamás te imaginarías. 

1. Bella fue realmente una princesa

Disney

En la historia de Gabrielle Suzanne Barbot de Villeneuve, los padres de Bella, el rey y la hada madrina, la intercambian por la hija muerta de un conde para proteger a Bella de una cruel hechicera.

Así mismo, en los detalles que Disney dejó fuera, Bella tenía dos hermanas que la envidiaban por ser bella, y luego de que les contara que vivía en un lujoso castillo. Un día ambas decidieron pedirle a Bella que se quedara en casa por más del tiempo que la Bestia le había concedido. Y él casi muere de angustia porque ella tardó gracias a sus hermanas.

2. Una de las “Cenicienta” vivió en el Antiguo Egipto

Disney

Estrabón escribió la historia de la primera Cenicienta en uno de los tomos de “Geografía”, en el año 7 antes de cristo. En él relataba:

“Una mujer perfecta, la cual Sappho nombró Doricha, la amada de su hermano, traía vino para vender a la isla Naucratis desde la isla de Lesbos. Doricha decidió ir a bañarse al río, y, al mismo tiempo, una águila le quitó de las manos de su sirvienta, y después voló a Memphis. El rey local justamente salía del palacio, y el águila tiró la sandalia exactamente bajo sus pies. El rey, interesado en lo que había sucedido y encantado por la belleza del zapato, ordenó encontrar a su dueña, con la cual él después se casó”

Pero no fue hasta la variante China que se comentó que Cenicienta tenía los pies pequeños, pues en la cultura se puso de moda vendar los pies de las mujeres para hacerlos más pequeños y eso se reflejó hasta en los cuentos infantiles como símbolo de belleza y perfección.

3. La Bella Durmiente no despertó por un beso

Disney

En el cuento de Charles Perrault, la princesa no despierta por el beso del príncipe, sino porque terminó el tiempo del sueño.

Así mismo, la madre del príncipe intenta matar a la princesa y a su propio hijo, pero los salva un sirviente. No tenía nada de romántico ni del ya popular “beso del amor eterno”. Y por eso Disney cambió el final, para resaltar el amor y darle un “felices para siempre” a la pareja.

4. Pocahontas sí se convirtió al cristianismo

Disney

En primer lugar, el verdadero nombre de Pocahontas era Matoaka, y Pocahontas sólo era un sobrenombre. La muchacha sí salvó al capitán John Smith, pero cuando tenía 12 años. Y después no se volvieron a ver.

Por otro lado, Pocahontas fue capturada por los ingleses, se convirtió al cristianismo y adoptó su lengua, pasando a llamarse Rebecca. Después conoció a un inglés llamado John… Rolfe y tuvo un hijo. Pocahontas, ahora Rebecca, murió a los 22 años por una extraña enfermedad.

5. La verdadera Sirenita murió

Disney

En la historia real, el príncipe Eric se casa con otra mujer y Ariel tiene que morir. Y aunque sus hermanos y familia tratan de salvarla, es imposible, y la pobre Ariel muere después de que su amado se casa.

Finalmente Ariel se convierte en espuma de mar, y en un alma que espera poder llegar al cielo.

Contraria a la historia de la película de Disney, donde Ariel y Eric vencen a Úrsula y luego el rey Tritón convierte a su hija en humana para toda la eternidad. Y Ariel y Eric se casan y viven “felices por siempre”.

6. A Blancanieves tampoco la despertó un beso… sino un accidente

Disney

En la historia original de los hermanos Grimm, la madrastra de Blancanieves le ordena a un sirviente matar a la pequeña cuando tenía 7 años, y que le trajera su hígado y pulmones como prueba de que la mató. Ella se comió la carne traída, pero sin sospechar que era de un animal.

Pero cuando la malvada se enteró de que la joven seguía con vida, le regaló un encaje para su vestido que casi la asfixia, luego intentó con un peine envenenado, y finalmente con una manzana envenenada.

Los enanos llevaron su cuerpo en un ataúd de cristal y como un príncipe quedó encantado con su belleza, les pidió que la llevaran hasta el palacio. Pero mientras se dirigían al palacio, el ataúd se movió bruscamente porque uno de los enanos se tropezó, y por el golpe un pedazo de la manzana salió de la garganta de Blancanieves.

Y despertó.

Si bien las historias originales no eran tal como las retrató Disney, aún así conservan un toque interesante. ¿Cuál fue tu favorito?

Puede interesarte