Por Andrea Araya Moya
22 noviembre, 2019

“Me pregunto cómo sería el presente si estuvieran aquí, lo que podríamos haber hecho juntos. Extraño todas las grandes cosas que nunca serán», dijo Keanu Reeves.

La vida de Keanu Reeves antes de conocer a Alexandra Grant y antes de el éxito de John Wick, era bastante difícil. Aunque era un actor exitoso con grandes proyectos cinematográficos en el cuerpo, la verdad es que Keanu vivía con el dolor y la superación ante la pérdida de su gran amor, Jennifer Symme.

Era 1998 cuando Reeves asistió a una fiesta en la que apareció una bella chica de 26 años que trabajaba como asistente del director David Lynch. Esa chica era Jennifer Syme y Keanu de inmediato quedó flechado por ella.

Ambos comenzaron a salir y meses después ella quedó embarazada de la que sería su primera y única hija: Ava. Sin embargo, el destino iba a comenzar a «atacar» a Keanu.

A los ocho meses de embarazo, Keanu y Jennifer fueron a la clínica para un ultrasonido, y ahí los médicos se dieron cuenta de que la bebé había muerto en el vientre de Syme, por lo que los doctores tuvieron que inducir el parto. La pequeña iba a llamarse Ava Archer Syme-Reeves. Jennifer quedó devastada.

La mujer entró en una profunda depresión que provocó que ambos se distanciaran y sólo quedaran como amigos. Luego vinieron las drogas y el alcohol.

Y un día, un año y medio después de la muerte de su hija, las cosas se le fueron de las manos.

Jennifer asistía frecuentemente a las fiestas de Marilyn Manson, y en una de esas alocadas noches la actriz se estrelló contra varios vehículos estacionados y fue parcialmente expulsada desde el asiento del conductor. Murió en el lugar.

Más tarde la mamá de Jennifer acusó a Marilyn Manson de haberle dado drogas que contribuyeron a la muerte de su hija, pero el cantante se negó.

Por otro lado, Jennifer fue enterrada junto a su hija, y un devastado Keanu llevó el ataúd de Jennifer. Su muerte lo marcó y lo sumió en una fuerte depresión por años.

Años después, en 2006, Keanu dio una entrevista y explicó que el duelo nunca se acaba y que es difícil lidiar con la muerte.

«Cuando las personas que amas se han ido, estás solo. Extraño ser parte de sus vidas y ellas ser parte de la mía. Me pregunto cómo sería el presente si estuvieran aquí, lo que podríamos haber hecho juntos. Extraño todas las grandes cosas que nunca serán«.

-Keanu Reeves a Parade.

Afortunadamente ahora a Reeves se le ha visto en la compañía de Alexandra Grant, mujer que fue su amiga durante 10 años y que hoy en día se luce como su nueva pareja. Ambos se ven muy felices.

Sobre todo Keanu.

Puede interesarte