Por Lucas Rodríguez
14 octubre, 2019

La ciencia lo avala, pero no es necesario que nos digan lo bien que se siente bailar hasta olvidar nuestros problemas.

Dicen que las mejores cosas del mundo son gratis. Si pensamos en las cosas que en verdad hacen que las semanas, meses y años sean tan memorables, es difícil discutir con esas frases. Desde reírnos junto a nuestros amigos a formar pareja con alguien a quien encontramos especial, no es necesario desembolsar grandes sumas ni copar las tarjetas de crédito para disfrutar de una vida plena, sana y feliz. La verdad es que lo que nos hace disfrutar de la existencia está todo dentro de nosotros. Lo que necesitamos del mundo exterior es un motivo para sacarlo al exterior. 

No hay un mejor ejemplo de esto que bailar. Solo necesitamos algo de música sonando en el fondo para levantar los pies, sacudir los brazos y menear las caderas al ritmo de un canción que después no lograremos sacar de nuestras cabeza.

Pixabay

Como siempre que algo comienza a llamar la atención de demasiadas personas ellos se sienten con la necesidad de intervenir, la ciencia decidió probar si es que acaso lo del baile era solo una cosa de sensación o si acaso había algún mérito real detrás de esta actividad que todos podemos disfrutar. Especialistas en neurología (esas son las personas que ven el cuidado y funcionamiento del cerebro) de la Universidad Otto von Guericke de Magdeburg, Alemania, realizaron un estudio con dos grupos de adultos mayores. Uno de los grupos realizaba actividades físicas de entrenamiento y flexibilidad, mientras que el otro, rutinas de danza y baile. 

Luego de un tiempo realizando estas actividades, midieron la actividad cerebral de ambos grupos, al mismo tiempo que revisaron sus niveles sanguíneos y los cuestionaron sobre cómo se sentían. Todos los involucrado dijeron sentirse más vivos y con más energía luego de participar de la actividad física.

Pixabay

El grupo que se dedicó a bailar recibió beneficios muy particulares: la coordinación y equilibrio que eran necesarios para realizar de manera efectiva las rutinas tuvo un efecto muy positivo en la memoria y concentración de los adultos mayores estudiados. A su vez, estos beneficios van a ayudar en su lucha contra las enfermedades más dramáticas que aquejan a este grupo etario, como la demencia o el alzheimer. 

Pixabay

Sus hipótesis eran las mismas que las nuestras: si bailar nos hace sentir así de bien, debía ser por una buena razón. Viendo los beneficios al órgano más importante de nuestro cuerpo, era de esperarse que fuera algo que deberíamos realizar mucho más de lo que lo hacemos.

Puede interesarte