Por Camila Cáceres
28 septiembre, 2017

¿Cómo no emocionarse?

A todos los padres les llega la hora de asumir que sus hijos están mayores y el nido se va quedando vacío, incluso los padres que han sido presidentes de una de las naciones más poderosas del mundo. En agosto, Barack Obama y familia acompañaron a su hija mayor, Malia, a la residencia donde vivirá durante sus años como estudiante en Harvard.

La ilustre visita fue filmada por otro estudiante llamado Jason Corey:

Saw Obama in Harvard during peak solar eclipse, I'm in a weird dream right now

Posted by Jason Corey on Monday, August 21, 2017

El lunes 25 de septiembre, Barack Obama por fin se refirió al emocionante momento durante un discurso que dio para la fundación benéfica Beau Biden para la protección de los niños.

La fundación fue creada por la familia de Joseph R. “Beau” Biden (hijo del ex vicepresidente Joe Biden) para la protección de niños en situaciones de riesgo. Beau murió de un cáncer cerebral fulminante el 2015, a sólo dos años de su diagnóstico, cuando su padre y Barack Obama se encontraban a la cabeza de Estados Unidos.

Obama se refirió con mucha delicadeza a las esperanzas que los padres ponen en sus hijos y en la importancia de reconocer sus logros.

Admitió, también, que el proceso podía ser realmente duro para un padre. Particularmente cuando el padre es él.

Comparó dejar a Malia en Harvard con “tener una operación a corazón abierto” porque además de un intelectual es poeta. Al menos no lloró frente a su hija de 19 años, cosa que le enorgullece, pero bromeó que el Servicio Secreto estuvo mirando muy fijo al frente cuando estaban en el auto mientras él sollozaba lo más silenciosamente posible.

“Fue difícil”, resumió.

Joe Raedle

Yo me emociono cuando mis sobrinos empiezan el año escolar. No puedo imaginar lo conmovedor e increíble que debe ser ver a un hijo entrar a la universidad.

Puede interesarte