Por Camila Cáceres
29 junio, 2017

Podrían haber causado un incidente internacional.

Resulta que después de todo Harry no es el único rebelde sin causa (bueno, con causa y ya en rehabilitación) de la familia Real británica. Ya sabemos que Kate y William no son los más fanáticos de las tradiciones que les parecen innecesarias y que cuando es necesario son capaces de… doblar un poco las reglas, más que romperlas. ¡Son William y Kate! ¿Quién esperaría otra cosa de ellos?

Bueno, pues resulta que si se trata de sus hijos, los futuros líderes de la Corona pasan totalmente de la diplomacia y el protocolo.

Samir Hussein

Y es que las reglas para la realeza no son las mismas que para los meros mortales, sobre todo a la hora de viajar: Una de las cosas que jamás pueden ocurrir es que dos herederos directos viajen en el mismo avión, una condición implícita que separó infinidad de veces a Will, Harry y el Príncipe Carlos, para la eterna irritación de Lady Di.

Se entiende que es para asegurar el futuro de la nación británica, pero también es fácil comprender por qué a una madre le molestaría no poder viajar con sus dos hijos y su marido en un mismo avión.

Cuando William y Kate aceptaron hacer el Tour Real por Australia y Nueva Zelanda el 2014, tenían dos opciones: dejar al pequeño George de tan solo nueve meses con su niñera en Buckingham o Kensington, o llevarlo y usar dos aviones, separando a la familia.

¿Y qué dijeron a eso los Duques de Cambridge?

Samir Hussein

No sólo fue un gesto de calidez y lealtad a su familia que resonó fuertemente con sus súbditos, sino que también fue un brillante acto de austeridad en tiempos de crisis en Europa, ya que dividir a la familia en dos aviones habría significado un mayor gasto para el Estado.

No es por nada que son los favoritos de su gente.

Algunos opinaron que era comprensible por la edad de George, pero seguro entrarían en razón con el tiempo. Bueno, eso dijeron hasta el Tour Real por Canadá el 2016, cuando Charlotte ya se había sumado a la familia:

Samir Hussein

Es probable que eventualmente el Principe George quiera viajar solo (sobre todo cuando llegue a la adolescencia), pero mientras lo niños dependan de sus padres esta familia presenta un hermoso frente unido que da gusto ver— a pesar de que de sufrir un accidente provocarían un incidente internacional con ramificaciones políticas inimaginables, sobre todo considerando el Brexit y la situación entre Inglaterra y el resto del Commonwealth.

Y claro, el trauma de perder a una de las familias Reales más humanas en la historia de Gran Bretaña.

¿No te encantan?

Puede interesarte