Por Augusto Catoia
13 febrero, 2018

La actriz ganó decenas y decenas de kilogramos, pero ahora debe tomar cuidado para no desaparecer.

Blake Lively y Ryan Reynolds forman una de las parejas más notables y queridas del mundo del espectáculo, y nadie puede negar eso últimamente. Y no sólo eso, sino que también constituyen una de las parejas más atractivas en un mundo en el cual no faltan parejas hermosas.  Y no sólo forman un bello dúo por la química que tienen y por las continuas bromas que se hacen entre ellos, sino también porque forman una bella familia con dos hijos: James e Ines.

Pero en la gestación del bebé James, que nació en septiembre de 2016, Lively ganó una enorme cantidad de peso y eso preocupó a varios, por el recelo de que no recuperara su envidiable figura. Y ella tranquilizó a todos.

FameFlyNet

Durante las 40 semanas de embarazo, la actriz ganó impresionantes 27 kilogramos. Y, cierta vez, incluso dijo que su cuerpo “no se veía normal” después de ocho meses, a pesar de los rigurosos entrenamientos físicos y la dieta muy saludable a la cual se sometió para recuperar su figura.

Splash News

Pero después de poco más de un año de intensos cuidados con su figura, volvió a la espectacular figura que siempre la caracterizó. “Me tomó 10 meses en ganar ese peso y 14 en perderlo“, escribió Lively en una de sus publicaciones de Instagram.

Y, además, reveló un secreto para poder retomar su figura. Un simple cambio en su dieta fue vital para transformarlo todo.

Instagram @blakelively

¿Y qué hizo para que el cambio fuera tan importante? Quitó todos los alimentos procesados de su lista. Y eso, junto a una dura rutina de ejercicios, le dio el impuso que necesitaba.

Con esos ‘aliados’, ahora se ve como en esta foto, vestida de negro. Y antes se veía como en la otra imagen.

 

FameFlyNet

“Al final, no puedes perder los 27 kilogramos que ganaste en tu embarazo con simplemente pasar el mouse por Instagram y preguntarte por qué no te ves como modelos de bikini”, concluyó Lively en Instagram, mostrando la verdadera receta para el éxito con tu cuerpo.

Después de muchos meses, ella ganó la batalla y también probó que ganar peso con el embarazo no es algo tan terrible.

Puede interesarte