Por Lucas Rodríguez
18 julio, 2019

Gwendoline Christie no es una mujer que se vaya a quedar sentada esperando que alguien más haga las cosas por ella.

Es difícil encontrar a alguien que pueda declarar honestamente que la última temporada de Game of Thrones haya sido su favorita. Algunos quedaron más satisfechos que otros (unos la odiaron tanto que incluso armaron una graciosa petición), pero nadie en todo este ancho mundo consideró que la serie llegó a su mejor momento en esta octava y última temporada. La crítica fue bastante severa con muchísimos aspectos, cuando no estaba furiosa por cómo la serie abandonó el interés que alguna vez había mostrado por desarrollar personajes interesantes, a favor del espectáculo y los efectos especiales.

Solo un par de personajes tuvieron momentos memorables en el final de esta serie. Uno de ellos fue Brienne de Tarth, interpretado por Gwendoline Christie.

HBO

Un gran personaje secundario desde que apareciera en la segunda temporada, Brienne siempre fue uno de esos personajes con los que podíamos contar para tener grandes momentos. Salvo una no menor desilusión en uno de los últimos episodios, Sir Brienne, primera de su nombre, cumplió.

A la hora de premiar las mejores interpretaciones de la televisión por cable, los premios Emmy se han dejado conquistar año tras año por el trabajo del inmenso reparto de Game of Thrones. Este año no fue distinto: los tres hermanos Lannister fueron nuevamente nominados, como viene ocurriendo desde que se estrenara la serie. Junto con ellos fueron nominados los dos personajes centrales (Jon Snow y Daenerys) y varios secundarios más, incluyendo a Brienne.

HBO

Pero como el Internet es un ojo sin pestaña que nunca descansa, rápidamente comenzó a circular una información que en un principio los dejó a todos confundidos. Resulta que Gwendoline Christie no fue sugerida por HBO para la nominación al premio, sino que lo hizo ella misma. Las razones son tan confusas como el proceso mismo: al parecer, el canal que exhibe el producto decide qué nombres envía para ser nominados. Por alguna razón decidieron que Brienne no era uno de los nombres que querían destacar. 

Pero eso no le importe a Gwen. Sin perder un segundo, ella realizó los trámites para sugerirse a sí misma. Y como la suerte acompaña siempre a los valientes, los premios la nominaron.

HBO

El problema de ir nominada por ser parte de Game of Thrones, es que parte de la competencia son sus propios compañeros de elenco. Su categoría es «mejor actriz secundaria», por lo que se salvó de tener que competir contra Tyrion Lannister/Peter Dinklage o Nikolaj Coster-Waldau, dos grandes actores. Pero donde no tuvo tanta suerte, es en tener que competir por el premio contra Sophie Turner, Maisie Williams y la mismísima reina (literal y figurada) de la serie, Lena Headey/Cersei Lannister. 

Angela Weiss / AFP / Getty Images

Va a ser una dura competencia para Gwendoline, teniendo en cuenta que las otras tres nominadas están entre lo mejor de la malograda octava temporada. Su personaje también está entre lo mejor, pero Lena Headey nunca ha dado una mala actuación y Sophie Turner tuvo su mejor temporada como Sansa. 

De todas formas, si hubiera un premio al esfuerzo y la confianza en sí misma, Gwendoline ya lo ganó.

Puede interesarte