Por Antonio Rosselot
25 marzo, 2020

El 2020 está siendo demasiado raro y complicado, así que mejor volver al 2012 por un rato y jugar Candy Crush todo el día en nuestra cuarentena.

Probablemente ya han escuchado mucho la frase de que «estamos viviendo en tiempos sin precedentes» actualmente, ya que el coronavirus se ha tomado absolutamente todos los espacios de nuestra vida y sociedad. Pero ante tanta oscuridad, han aparecido distintas iniciativas solidarias que nos permiten poner la cabeza en suspensión por un rato y distraernos.

Y uno de esos pequeños rayos de luz que iluminan nuestras vidas es el —a estas alturas— mítico juego Candy Crush, el que TODOS descargamos alguna vez en nuestro teléfono porque fue, en su mejor época, el juego para móviles más popular del mundo.

Ahora, probablemente el Candy Crush volverá a nuestras pantallas y a nuestra vida, ya que en el transcurso de esta semana habilitó vidas ilimitadas para los jugadores durante una semana. Es verdad que han pasado bastantes años desde su boom, pero no nos engañemos: en estos días donde no hay nada que hacer, es aceptado socialmente el hacerse adicto a un juego de móvil.

Cuando desempolvas la aplicación —porque seguramente no la usas desde 2012 y está llena de polvo virtual— y la abres, aparece un pequeño mensajito que reza: «Todos los días de esta semana tendrás 24 horas de vidas ilimitadas. De todos nosotros quienes creamos Candy Crush, esperamos que esto ayude aunque sea un poquito».

Ahora, tus días transitarán entre el teletrabajo —si es que lo hay—, comer, dormir, jugar juegos de mesa y agarrar el Candy Crush durante la mitad de la jornada. Si bien no es una actividad que nos vaya a dar algún rédito más que virtual, por lo menos va a sumarnos una actividad extra para distraernos y recordar que —casi— todo tiempo pasado fue mejor.

Puede interesarte