Por Catalina Yob
1 febrero, 2017

Justo en el clavo.

Trump prohibió el ingreso y ordenó la cancelación de visas americanas a 8 naciones provenientes del Medio Oriente. El país que surgió desde la mezcla de nacionalidades, hoy prohibe y restringe la heterogeneidad de razas y persigue a quienes no hayan nacido en territorio norteamericano. Lo más lamentable es que el factor heterogéneo que identificaba y entregaba un elemento invaluable a Estados Unidos, se está perdiendo a la velocidad de la luz.

Sobre todo hoy cuando hay personas que mueren en el camino que emprenden para escapar de sus hogares y ser capaces de entregarles un hogar a sus hijos, libre de bombas y tiroteos. La falta de solidaridad y empatía por nuestros pares pareciera ser la tónica del mundo actual, en donde el antiguo país de las grandes oportunidades, les ha cerrado las puertas a quienes imploran humildemente una segunda oportunidad en la vida.

AFP / «Nosotros también somos humanos como tú»

Hoy y una vez más las críticas contra Donald Trump vuelven a ser virales, con la diferencia de que esta vez, fueron retratadas en un certero vídeo de un 1 minuto. La marca Budweiser decidió arremeter contra las xenofóbicas políticas migratorias de su nuevo gobierno al ilustrar a través de un comercial que será transmitido en el Super Bowl, las adversidades que tiene que vivir un inmigrante al llegar a Estados Unidos.

El comercial que no se extiende por más de 1 minuto, relata la historia de un inmigrante alemán que fundó la empresa cervecera Anheuser-Busch, la cual actualmente produce la cerveza Budweiser. Tal como lo han vivido los refugiados, el viaje hace América no es nada de fácil. Dormir por días en un lugar tan estrecho como la maletera de un auto, y el cual a veces, hasta pone en riesgo a los pasajeros.

A pesar de que el joven Adolphus Busch viajó hacia Estados Unidos persiguiendo un sueño, tuvo que pasar las adversidades que debe tolerar alguien que se ve forzado a abandonar su país de origen, dejando atrás las pertenencias que le costaron una vida entera conseguir.

Tras llegar a un país desconocido, Busch fue recibido por una ciudadanía reacia a los cambios y por sobre todo a los extranjeros. Luego de ser empujado y blanco de gritos ofensivos que le demandan que se fuera, el joven alemán debió emprender rumbo hacia otro lugar del extenso país. Sin ánimos de aflojar en su sueño, Busch siguió pasando por el mismo tipo de adversidades que caracterizaron su viaje desde Alemania.

Hasta que finalmente llegó a un lugar donde fue acogido y sintió por primera vez durante todos los días que transcurrieron desde su llegada, que alguien se alegraba de verlo. De hecho, fue la primera vez que escuchó la palabra bienvenido. 

A pesar de que el final de la historia apunta a que el inmigrante alemán logró su objetivo, esto no suele replicarse en la vida real de los inmigrantes, quienes en su mayoría, mueren en el intento de buscar nuevas oportunidades en la vida, aún con los múltiples riesgos que esto implica.

Revisa aquí el increíble comercial creado por la marca Budweiser que logra de forma acertada ilustrar la vida de un inmigrante:

¿Qué te parece el vídeo?

Puede interesarte