Por Vicente Quijada
7 agosto, 2018

El actor, que antes ganaba casi $2 millones de dólares por capítulo, cayó en desgracia luego de revelar la enfermedad que sufría.

Charlie Sheen no lo pasa bien, en lo absoluto. Desde que en 2015 revelará que era portador del virus VIH positivo, y luego recibiera demandas judiciales por exponer a parejas a la enfermedad, su carrera cayó en picada. Para peor, con ello cayeron también sus bienes, llegando a una situación impensada para quien recibiera $2 millones de dólares por cada capítulo que grababa en Anger Management. 

Quien fuera el actor mejor pagado de la televisión en 2010, con un sueldo de $1,8 millones, acusó que “le quedan menos de 10 millones de dólares”, razón por la cual pediría reducir la pensión que le paga a 4 de sus 5 hijos. En la actualidad, dicho monto se eleva hasta los $75 mil dólares mensuales.

CBS

Pero, ¿cómo llegó hasta este punto? Famoso por su rol en “Two & a Half Men”, Sheen explicó que sufrió “una reducción significativa” del dinero que recibía y que ahora está en “una crisis financiera extrema”. Sí, quien tiene menos de $10 millones. El actor agrega que “no ha podido encontrar un trabajo estable”, debido a que fue “incluido en la lista negra de muchos aspectos de la industria del entretenimiento”. 

Tras dejar en claro la enfermedad que poseía, el intérprete fue acusado por varias mujeres de exponerlas, sin previo aviso, a contagiarse de VIH. “Jane Doe”, como se apodaba una de las denunciantes, de nacionalidad rusa, lo demandó en 2017. Antes, Scottine Ross, su ex prometida, le hizo también una acusación familiar. Y a ello se le suma una denuncia por inclumpimiento de la manutención de sus hijas, por parte de Denisse Richards, su segunda ex esposa. 

AP

Lo mismo que hoy complica al actor, quien ha solicitado reducir el monto que entrega: $20 mil a la mencionada mujer y sus hijas, Sam -14- y Lola -13-, y $55 mil a Brooke Mueller, por los mellizos Max y Bob, de tan sólo 9 años. Por suerte para Sheen, Cassandra Jade, su primera hija, ya tiene 33 años. A la crisis del artista se le suma una deuda con Hacienda de Estados Unidos, que asciende a $5 millones, razón por la cual intentó vender su mansión en Beverly Hills en $10. Por si fuera poco, adeuda cuentas por algunos servicios domésticos, como jardinería y mantención.

¿Saldrá -y merece- salir de esta Sheen?

Puede interesarte