Por Antonio Rosselot
20 enero, 2021

Indy, de los Países Bajos, se dio cuenta de que los naipes tradicionales tienen elementos sexistas y racistas cuando estaba explicándole un juego a sus sobrinos. Por lo mismo, decidió crear uno propio usando un sistema universalmente conocido.

Todos los que somos conocedores del clásico naipe inglés, lo tenemos tan incorporado que, la verdad, no ha sido necesario cuestionarse sus figuras reales o pensarlo de una manera distinta a la del juego mismo.

Pero si lo pensamos, hay una jerarquía bastante patriarcal y poco diversa en estas cartas, donde la figura del rey tiene más valor que la de la reina y en donde todas las figuras humanas son blancas.

Indy, una chica de 23 años oriunda de Voorburg (Países Bajos), se dio cuenta de esto cuando le estaba explicando un juego de cartas a sus sobrinos.

“Ya no creo que [el juego de cartas] sea de esta época. Un día le estaba explicando un juego a mis sobrinas y sobrinos, cuando me pregunté: ‘¿Qué estoy diciendo en realidad? ¿Por qué el hombre es más valioso que la mujer? ¿Por qué todos en las cartas son blancos? No quería explicarles eso (…) de repente me molestó enormemente”.

—Indy a Linda.nl

Por lo mismo, y tomando en cuenta su experiencia en psicología forense, racismo y sexismo, Indy decidió crear un naipe de cartas que no distinguiera ni categorizara por género y/o color.

GSB Playing Cards

Así fue como dio con GSB Playing Cards, un mazo en donde el rey, la reina y el jota fueron reemplazados con otros símbolos mucho más universales: oro, plata y bronce, respectivamente.

“En vez de complicar más el debate sobre inequidad racial y de género, decidimos quitar esos factores por completo e introducir un sistema común y universalmente conocido (…) este naipe de cartas fue diseñado con la pasión por la lucha de igualdad de género y raza, y nuestra meta es que todos se sientan cómodos jugando cartas”.

—Descripción oficial del producto en sitio web

GSB Playing Cards

Indy cuenta que las reacciones de la gente al producto han sido mezcladas, pero que en general la gente igualmente termina convencida de que es una iniciativa correcta.

“Algunos comentarios son positivos, dicen que nunca lo pensaron de esa manera, pero piensan que es una buena idea. Pero también hay personas que dicen que ando en las nubes y se preguntan qué otra cosa va a ser neutral respecto al género. Sin embargo, cuando tengo la oportunidad de hablar con ellos y contarles sobre esta forma sutil de desigualdad, a veces se convencen”.

—Indy a Linda.nl

En poco más de seis meses, Indy ya ha vendido alrededor de 500 naipes de cartas neutrales, y los números siguen creciendo gracias a su idea inclusiva.

Linda.nl

¡Una diferencia hasta en el más mínimo detalle siempre puede hacer un cambio importante!

Puede interesarte