Por Diego Cid
19 mayo, 2017

El informe policial describe cómo fueron los últimos minutos de la estrella de rock.

Algunos aún estamos lamentando la muerte de Chris Cornell a sus 52 años, quien fuera vocalista de Soundgarden, Audioslave y -vale decir, obra maestra- Temple of the Dog. Ya estábamos pasando por un horrible momento lidiando con la idea de que otra de las grandes voces del grunge no estuviera con nosotros cuando recibimos un segundo golpe: se habría tratado de un suicidio. Los ánimos estaban imposibles de levantar, sólo aumentaron nuestras preguntas.

Se colgó. Eso nos dijeron los medios. Los examinadores médicos de Wayne County determinaron que se habría tratado de un suicidio, pero aún no entregaban una autopsia completa. Mientras tanto, repetíamos en YouTube sus últimos minutos en el escenario junto a Soundgarden, leíamos su mensaje de cuánto había extrañado la camaradería y cantábamos hasta el cansancio Say Hello 2 Heaven en nuestra playlist, pensando si acaso Chris se reencontraba con Andrew Wood y le contaba qué ha pasado durante estos años.

El mundo comenzaba a asumir que ya no estaba con nosotros en vida. Yo empecé a lidiar con la idea de que era oficial cuando la lista “This is: Chris Cornell” de Spotify era actualizada con un mensaje de despedida.

Listen: [link in bio]

A post shared by Chris Cornell (@chriscornellofficial) on

La misma que el artista había compartido a principios de este mes…

Nos cuesta a muchos creer que se haya suicidado. No somos los únicos, su familia tampoco lo cree así y, de acuerdo a nuevos antecedentes, podría ser más bien un “accidente”.

Eran las 11:30 de la noche cuando Chris fue escoltado por su guardaespaldas, Martin Kirsten, al hotel donde se hospedaba. Ahí fue cuando le dio dos Ativan, los mismos que su abogado declaró estaban prescritos para su ansiedad.

“Sin los resultados de los exámenes toxicológicos, no sabemos qué es lo que estaba pasando con Chris o si alguna sustancia contribuyó a su deceso. Chris, que se recuperaba de sus adicciones, tenía una prescripción de Ativan y podría haber tomado más de la dosis recomendada. La familia cree que si Chris acabó con su vida, no habría estado al tanto de lo que hacía y que estas drogas o alguna otra sustancia pudo haber afectado las acciones que realizó”.

Kirk Pasich, abogado de la familia Cornell.

With @Soundgarden in Tuscaloosa

A post shared by Chris Cornell (@chriscornellofficial) on

Chris conversó con su esposa y le contó que quizás había tomado más de la dosis que tenía prescrita. Le dijo que se sentía cansado, y luego la conversación llegó a su fin.

“Estuvimos haciendo planes para vacacionar durante el Día de los Caídos y otras cosas que queríamos hacer. Cuando hablamos después de su presentación, me di cuenta de que articulaba mal sus palabras, estaba distinto. Cuando me dijo que podría haber tomado una o dos dosis de Ativan extra, contacté a seguridad y les pedí que le fueran a ver.

Lo que pasó es inexplicable y espero que los informes médicos nos entreguen información adicional.

Sé que él amaba a nuestros hijos y que nunca les haría daño al quitarse la vida intencionalmente. El amor efusivo y apoyo de sus fanáticos, amigos y familiares significa mucho más para nosotros de lo que alguien pudiese imaginar. Gracias por eso, por entender lo difícil que es esto para nosotros”.

Vicky Cornell, esposa de Chris.

Watch Chris’s performance of #ThePromise on @CBSThisMorning. Proceeds will go to @theirc. [link in bio]

A post shared by Chris Cornell (@chriscornellofficial) on

Martin, el guardaespaldas, no pudo entrar a la habitación de inmediato, pues estaba asegurada. La seguridad del hotel no le dio la autorización para ingresar, así que derribó la puerta. Fue ahí cuando encontró a Chris en el suelo.

La sangre salía de su boca y su cuello se hallaba estrangulado por una banda de ejercicio roja, la que habría sujetado con una carabina (o mosquetón) al marco de la puerta. Los paramédicos llegaron al lugar alrededor de las 1 a.m., pero la reanimación no tuvo éxito.

A las 1:30 de la mañana, un médico le declaraba oficialmente muerto.

Y mientras aún esperamos los resultados de las pruebas de toxicología, sólo nos queda recordar cómo a muchos la figura de Chris Cornell nos marcó. Sin entrar en detalles ni volver la publicación personal, I am the Highway ha sido mi canción favorita por unos años ya y, lo mejor que podemos hacer, es reflexionar sobre el derroche de talento que él y otros como Layne, Scott, Kurt y Andrew dejaron en el grunge y en la historia del rock.