Por Lucas Rodríguez
11 enero, 2019

¿Existirá un molde con el que crean a estas personas?

Reese Witherspoon es de esas personas que sin importar cuanto tiempo haya pasado, siempre se verán jóvenes. El pelo rubio, los ojos azules y el rostro inocente, esa belleza clásicamente americana le ha permitido no verse un día mayor de cuando paseaba por Harvard con un chihuahua en su cartera en Legalmente Rubia.

Pero una nueva sesión de fotos para la revista Vogue ha revelado algo que quizás nos hace sospechar que quizás su vida es más una película de ciencia ficción que una comedia sobre abogados. Resulta que no solo Reese no envejece, sino que su hija y su madre son mortalmente parecidas a ella.

Zoë Ghertner

Partamos por esto: reto a cualquier persona a ver esa foto desde cierta distancia y decirme cuál de las dos mujeres es la hija y cuál es la madre. Está claro que la del centro es la matriarca de la familia. ¿Pero Reese y su hija? Dos gotas de agua. Aunque cuidado, es fácil confundirse con la abuela.

La actual protagonista de la serie Little Big Lies (la que también produce con su compañía Hello Sunshine) dedicó gran parte de la entrevista a hablar sobre los temas que más la motivan: los derechos de las mujeres y el empoderamiento de ellas dentro de la industria cinematográfica.

“La idea es poner a mujeres en el centro de la historia… estaba cansada de hacer películas donde yo era la única mujer protagonista en el set. Estaba cansada de ver guiones donde solo había un rol femenino, mal escrito, pero aun así todas las actrices se peleaban por él porque no había otra cosa

Reese Witherspoon, para Vogue
Zoë Ghertner

Junto a su trabajo como actriz, Reese Witherspoon ha producido varias de las películas más comentadas del último tiempo, incluyendo Perdida (‘Gone Girl’) y Alma Salvaje (‘Wild’), la que también protagonizó y que la llevó a ser nominada al Oscar en el año 2014.

Puede interesarte