Por Lucas Rodríguez
25 noviembre, 2019

Dormir mal es el comienzo de una serie de problemas muy difíciles de solucionar. No está de más considerar dormir separados.

El sueño debe ser una de las actividades que hacemos a las que menos respeto le otorgamos. Nunca en la historia nos habíamos fijado tanto en los ingredientes y alimentos que comemos, al mismo tiempo que la preocupación por tener un buen estado físico y realizar deporte está viendo una popularidad nunca antes registrada. Al contrario de esto, las 8 horas de sueño recomendadas tienden a dejarse de lado: con la aparición del café para llevar y otras ayudas similares, somos capaces de rendir y funcionar en nuestros días sin problemas habiendo dormido incluso 4 horas. 

Lo que no estamos tomando en cuenta con esto, es el daño que le estamos causando a nuestro cuerpos con esta rutina. El sueño es fundamental para recuperar las funciones del cuerpo y permitir que el cerebro se prepare para manejar lo que sea que el próximo día nos encargue. Aun así, sigo siendo incluso algo romántico el pasar la noche en las calles, abandonando una buena noche de sueño.

Pixabay

Incluso si eres de los que se han tomado en serio su salud nocturna, a veces es más fácil decirlo que hacerlo. Si vives en un barrio ruidoso, es probable que tengas problemas para conciliar el sueño. Si las condiciones de temperatura de tu habitación no son estables, puede que también sufras.

Es un equilibrio muy frágil, el que puede ser roto por las cosas más comunes. Por eso es que también debemos tomar en nuestras manos el asunto de convivir con una persona que ronca. Puede que sea un ser querido, pero un roncador puede tener mucha influencia a la hora de decidir cómo pasaremos las noches, lo quieran así o no. 

kdsanvlkabvjhvba

Investigadores de la Queen’s University en Canadá, analizaron los patrones de sueños de un grupo de parejas. Separándolos en grupos debido a las interrupciones que aseguraban sufrir en sus horas de sueño, comenzaron a cruzar datos. Sus resultados fueron preocupantes: las personas que duermen junto a alguien que ronca, tienden a tener tantos problemas para dormir como los que viven cerca de una fábrica que use maquinaria pesada. 

Pixabay

Alguien que ronca es capaz de despertarnos en mitad de la noche, interrumpiendo el proceso de los ciclos de sueño. Esto tiene el efecto de interrumpir los procesos de recuperación del cuerpo, cuyos efectos luego podrán ser fácilmente visibles al día siguiente: estaremos de mal ánimo, nos costará concentrarnos, y lo peor de todo, comenzaremos a resentir al roncador.

Pixabay

No está mal considerar dormir separados. Puede que sea por el bien de tu relación.

Puede interesarte