Por Josefa Del Real
3 diciembre, 2014

Esta es la historia de un hombre corriente con sueños increíbles. Ra Paulette era un empleado más que, en su búsqueda por contactar con la naturaleza y consigo mismo, cavó con sus propias manos una increíble catedral subterránea. Un ejemplo de superación y perseverancia que no deja de sorprender al mundo.

Corría el año 1985, después de abandonar la universidad y fracasar en distintos trabajos como empleado de correos, guardia de seguridad o cavando agujeros para tuberías, Ra Paulette decidió retirarse a meditar al desierto de Nuevo México. allí, casi sin querer, inició una tarea titánica con la única ayuda de un pico, una pala y su imaginación.

Lo que comenzó como una pequeña capilla para pensar y encontrarse a sí mismo, se convirtió en una enorme catedral subterránea tallada a mano con 14 galerías que se extienden por más de 8.400 metros cuadrados.

La historia de Paulette, que en la actualidad tiene 67 años, protagoniza el cortometraje “Cave Digger (El excavador)”, una cinta que ha acumulado media docena de premios en varios festivales. Sin embargo, Paulette no piensa viajar a Hollywood para pasear por la alfombra roja. Dedica todas sus energías a concluir una obra faraónica a la que ha dedicado casi toda su vida y que consume todas sus energías.

Puedes ver más información sobre el documental acá http://cavediggerdocumentary.com/ 

12 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21

Video

httpv://youtu.be/UaQuF66aSRw

Visto en Designboom

Puede interesarte