“Una extensión de su indiferencia hacia ella”.

No todo puede expresarse en palabras. A veces algunas cosas pueden darse a entender de mejor manera mediante otras manifestaciones… como el arte. Y el baile, sobre todo, transmite muchos sentimientos. Bueno, el coreógrafo Andrew Winghart sabe esto mejor que nadie, y tomó la famosa canción del 2002 “Cry Me a River” de Justin Timberlake e hizo algo maravilloso.

Con 37 bailarines profesionales y esta canción, ilustró el mensaje de un hombre despechado… ¡Ya no me importas!

Youtube/Andrew Winghart

“Un hombre escribe a su ex-novia manifestando un “río” de bailarinas que actúan como una extensión de su indiferencia hacia ella”.

-Andrew Winghart-

Son 36 mujeres y 1 hombre: George Lawrence II. Él es el protagonista absoluto y no le presta ni la mínima atención a la existencia de las bailarinas… con eso le muestra a sus ex que: “aunque me rompan el corazón, puedo ser indiferente”.

¡Bravo!

Puede interesarte