¿Y quién se cree ella que es? Oh… esperen…

Okey, partamos siendo sinceros, hay cosas que probablemente nunca te pasarán en tu vida: no viajarás a la luna, no vas a comer sin engordar, no bajarás de peso por dormir, no nadarás más rápido que un tiburón, y tampoco conocerás a la Reina. Pero sí, dije probablemente… porque tal vez, si una remota coincidencia hace que te encuentres con Isabel II, además de ser muy afortunado, también tendrás que estar muy… pero muy preparado.

Y como somos muy considerados, te enseñáremos los ocho puntos que nunca, jamás y en ningún caso, puedes hacer frente a la Reina.

1. No tocarla

¡¿Qué?! Obviamente mi primer impulso sería abrazarla… bien, pues no lo hagas.

En la antigüedad creían que los monarcas eran apuntados por los Dioses, por lo tanto, eran su representación en la tierra… y tenían que ser tratados como tales. Pero bueno, claramente las creencias han cambiado… y aunque muchas critican que lo hagan, hay importantes figuras que han tentado a la suerte, como Michelle Obama en el 2009…

… y claramente, a ella sí le fue bien, pero sólo por un segundo.


2. No llegar sin algún presente

Sí, los cercanos a la familia real consideran de muy mala educación llegar con las manos vacías a visitar a Isabel… ¡aunque ella ya lo tenga todo!


3. Levantarte cuando entra al salón

¡Y no importa lo cansado que estés!


4. El saludo no es cualquier cosa

Si la reina está delante tuyo, debes hacer una reverencia… excepto si eres norteamericano, en ese caso solamente debes darle la mano. Pero nunca abrazarla (¡rayos!).


5. El código de vestimenta no es opcional

Creo que ese no debo explicarlo… hay cosas que simplemente no puedes usar ese día.


6. Nada de apodos

Sé que querrás decirle: ¡Hola mi queridísima Reina Isa! (o tal vez esa soy sólo yo)… pero bueno, sea como sea, no es una opción. Ella es “Su Majestad”.


7. Sólo hablarle cuando ella te habla

¿Ustedes creían que ella no quiere controlarlo todo?


8. No comer antes que ella

Claramente si estás sentado en un banquete junto a ella (no sé en que maravilloso mundo eso pasaría) todo será muy tentador y querrás comer enseguida (¿y cuándo no?). Pues esta vez, debes esperar a que ella empiece… se demore lo que se demore.

Pueden ser que algunas de ellas suenen muy estrictas, pero por eso mismo el sitio web de la monarquía ha dejado claro que “no hay códigos obligatorios de comportamiento cuando se reúne con la Reina o un miembro de la Familia Real”… pero siempre se agradece “mantener las formas tradicionales”. ¿Será realmente una opción? Tal vez algún día lo sabremos.

Te puede interesar