Por Leonardo Granadillo
10 marzo, 2020

De acuerdo a Jean Piaget (el especialista más respetado en el campo de la educación) los niños necesitan experimentar el mundo que los rodea. Las interacciones cara a cara son las principales fuentes de conocimiento.

El crecimiento de un niño es una etapa muy delicada. Anualmente se hacen cientos de estudios y aunque tenemos una idea de lo que es ‘la fórmula correcta’ para formar a un buen ciudadano, no viene un manual cuando un niño viene al mundo, ninguna regla está escrita.

Hacemos lo mejor que podemos con lo que sabemos, tratamos de guiarnos por visiones de expertos y dar lo mejor de nosotros por esa pequeña personita que llegó a alegrarnos la vida. Recientemente, en esa misma intención de guiarnos un reconocido psicólogo infantil de nombre David De Cubas, dio unas polémicas declaraciones:

iStock

“Dar un móvil a un menor de 10 años es un acto grave de irresponsabilidad familiar. los dispositivos móviles generan dopamina, un neurotransmisor que produce placer de forma rápida. En algunos casos, puede, incluso, provocar en una adicción que acaba fomentado comportamientos agresivos ante situaciones que requieran algún tipo de esfuerzo personal o cuando se prohíbe su uso”, señala el experto según La Razón.

El concluye, que el cerebro del niño debe estar lo suficientemente maduro para exponerse a estos objetos, ya que pueden desencadenar conductas disruptivas, afectando su rendimiento académico.

«Hace que aparezcan conductas de tipo impulsivo, pueden llegar a ser desafiantes e intolerantes y les provoca cambios de humor constantes»

David de Cubas

Getty Images

Pero no es la única visión con la que nos quedamos. También consultamos un estudio publicado por Psychcentral quienes tras un análisis en Gran Bretaña, determinaron que un 56% de niños entre 10-13 años tienen un teléfono inteligente. E incluso, 25% de niños entre 2 y 5 años tienen un teléfono inteligente.

Una teoría de Jean Piaget (uno de los expertos más respetados en educación) citada en el mismo texto, indica que el cerebro de los niños crece en base a la experiencia, y que termina siendo perjudicial para ellos meterlos en una tablet o en un móvil a temprana edad, considerando que captan conceptos a través de la comunicación cara a cara.

“Ellos (los niños) aprenden el lenguaje, aprenden sobre sus propias emociones, aprenden cómo regularlas. Aprenden al observarnos cómo tener una conversación, cómo leer las expresiones faciales de otras personas. Y si eso no está sucediendo, los niños se están perdiendo importantes hitos de desarrollo”, Dra. Jenny Radesky del Boston Medical Center.

Getty Images

Es por ello que también va por nuestro lado la responsabilidad de dar el ejemplo con los móviles, guardarlos cuando sea necesario para interactuar con nuestros pequeños. Así mismo, no negarles el uso pero sí controlar los horarios del mismo.

Estas son conclusiones basándonos en lo que dicen los expertos, pero la verdad al final termina siendo decisión de cada quién la crianza, a mi entender es un tema muy delicado como para salir a decir que es correcto y que no.

Puede interesarte