Por Ronit Rosenberg
26 abril, 2018

El actor se paseó en transporte público por CDMX, donde está promocionando su película, y se tomó selfies con todo el mundo.

Mientras la mayoría de las celebridades se trasladan con choferes y autos privados, algunos incluso hasta en limusinas, Ryan Reynolds lo hace en transporte público. El guapo actor canadiense, esposo de la espléndida Blake Lively, está de paso en CDMX para promocionar Deadpool 2, la que se estrenará el 18 de mayo en el país.

Con su épico sentido del humor ya sospechábamos que la estrella de cine en realidad no tenía nada de divo, y con esto lo reafirmamos. No sólo recorrió la ciudad en microbus como cualquier mortal, sino también se le vio muy contento y emocionado sacándose selfies con todos los que se le acercaron. Definitivamente Reynolds es un ejemplo para Hollywood.

EFE

No sólo deslumbró a los mexicanos con su sencillez y especial carisma, también lo hizo por su honestidad y disposición para hablar tanto de la película como de su vida en la conferencia que dio en un salón del hotel donde se hospeda.

Allí, contó detalles muy divertidos de la experiencia que ha tenido interpretando al antihéroe pero también se refirió temas muy profundos, relacionados a cómo cambió su perspectiva y rumbo de la vida gracias al personaje de Marvel. 

Marvel

“Deadpool me parece que es uno de los privilegios más grandes que he tenido en mi carrera. La persistencia hace que tengas éxito y que te pa­guen como actor. Cuando hice la primera parte hubo un momento loco en mi vida en el que pensé si den­tro de 10 años iba a estar ha­ciendo esto, y de pronto se da la secuela de Deadpool. Así que para mí es un privilegio inmenso. Aquí el punto clave es lo que ha hecho esta pelí­cula, no tanto yo. Es increíble lo que nos ha pasado, pues no siempre pasa de esta forma.”, declaró Reynolds.

Marvel

El artista dijo sentirse muy inspirado identificado por su personaje, el que le ha abierto los ojos sobre temas muy relevantes. “Es un personaje mágico porque al romper las reglas te conviertes en una extensión de la película y no de la mercadotecnia”.

Es que si de quebrantar las reglas se trata, tanto Deadpool como Ryan son expertos. Mientras que Marvel se trata de héroes perfectos con superpoderes que intentan salvar el mundo, Deadpool es un claramente un antihéroe con una picardía especial que lo hace completamente diferente de Capitan América o de Iron Man. Y Ryan, por su parte, está constantemente desafiando los estereotipos que encadenan a un actor como él: es guapo, galán, millonario y exitoso, pero es cercano, divertido y muy empático.

Marvel

“A Deadpool no le interesa salvar la humanidad. Es un antihéroe políticamente incorrecto que rompe la cuarta pared, que entre torpezas y atropellos intenta retratar la vida real”, confesó en la conferencia de prensa.

Además, señaló que, a diferencia de lo que muchos podrían pensar, “fue muy traumático las primeras veces que lo interpreté (a Deadpool). Ahora es genial, pero el traje es como un gran condón rojo que me tarda 30 minutos en quitármelo. Y a la máscara le tengo mucho resquemor por si me quedo solo y no puedo sacarla o vomito en ella”.

También profundizó en un tema muy delicado para Estados Unidos; el escaso control de armas. A pesar de que interpreta a un personaje bastante violento en la pantalla grande, Ryan aboga por un mundo sin nada de violencia, más paz y entendimiento.

“Yo crecí en Canadá, así que el hecho de que puedas ir a una tienda y comprar un arma es una idea muy ajena, se me hace algo muy loco”.

Wireimage

El actor contó que hace unos años está involucrado en una institución llamada The Empathic Project (proyecto de la empatía) en donde trabaja con niños para educarlos a hacer más empáticos. “No les enseñamos a los niños a cómo hablarse en la escuela. No se les enseña empatía y eso cambiaría al mundo. La empatía salvaría al planeta, la manera en que es la educación debería cambiar”. Él está constantemente trabajando con niños de la fundación, donde, a través de cortos y documentales, se pretende propagar y difundir este concepto humano.

En esta segunda parte de la saga, Deadpool formará con comando, llamado X-Force para salvar a un niño mutante que amenaza con hacer un caos. Aún no se sabe si la secuela tendrá tercera parte, ya que recientemente Disney compró a Estudios Fox, y bueno, Ryan no podía dejar de bromear con eso: “El futuro, veremos, quizá estaré cantando canciones de Disney en la próxima película o tenga la clasificación PG-13 (adolescen­tes)”.

AP

Cuando, para terminar la conferencia, le preguntaron cuál era su forma de tener éxito en la vida, tanto laboral como en su matrimonio con Blake, dejó a todos reflexionando con su respuesta:  “Es ser mejor de lo que fuimos ayer. Y no es necesario tener superpoderes para hacerlo”.

Puede interesarte