Madre e hija serán enterradas en el mismo lugar en que están los restos de Paul Walker, Brittany Murphy, Marvin Gaye y Bette Davis.

Terminaba el 2016, el año «maldito» o «reverso», y todos pensábamos que ninguna otra estrella nos abandonaría. Pero el 27 de diciembre una grande del mundo del espectáculo se nos fue: Carrie Fisher murió a los 60 años luego de un infarto masivo que le había afectado el 23 de diciembre.

El día siguiente de su muerte, el 28 de ese mes, murió su madre: Debbie Reynolds, también actriz y reconocida por su papel en «Cantando bajo la lluvia».

Ambas estrellas serán despedidas en un servicio privado en Beverly Hills y luego enterradas la una junto a la otra en el cementerio Forest Lawn Memorial Park de esa área, lugar conocido por albergar a las celebridades de la «Era Dorada» de Hollywood, informa Agence France-Presse.

Getty.

Allí están los restos de Bette Davis, Lucille Ball, Ronnie James Dio, Tony Fontane, Marvin Gaye (cuyas cenizas luego se liberaron en el Océano Pacífico), Ub Iwerks, Lemmy Kilmister y Paul Walker.

Por el momento no hay información de una despedida pública para las actrices, pero la familia dijo que está evaluando cómo lograr que todos los fans de Debbie Reynolds y de Carrie Fisher puedan dar su último adiós a las artistas.

Puede interesarte