Por Antonio Rosselot
25 noviembre, 2020

Hoy, miércoles 25 de noviembre de 2020, el “Diez” dejó de ser un ídolo y pasó a ser leyenda, luego de sufrir un paro cardiorrespiratorio. El mundo del deporte está de luto.

El multitudinario mundo del fútbol y del deporte en general acaba de recibir un golpe de aquellos, de esos que tumban y dejan perplejos. Pero lo que más se siente en este minuto es pena, pena máxima.

Desde Argentina, el diario Clarín informó hace pocos minutos que Diego Armando Maradona, reconocido por el mundo como uno de los mejores futbolistas de la historia —si no el mejor—, falleció a causa de un paro cardiorrespiratorio hoy miércoles 25 de noviembre, en una residencia de Tigre (Buenos Aires, Argentina).

AFP

Con 60 años recién cumplidos, el “Diez” estaba en una complicada situación de salud luego de ser operado de la cabeza hace unos días a causa de un hematoma subdural, y se había instalado en la mencionada casa en Tigre para llevar a cabo su recuperación.

Sin embargo, esta mañana se descompensó y sufrió el paro cardiorrespiratorio que le quitó la vida.

Reuters

Bueno, quienes sabemos de fútbol y lo adoramos, sabemos lo que significó Maradona para este deporte tan lindo. Desde los potreros de Villa Fiorito, Diego logró deslumbrar y hacerse un espacio en la élite del fútbol argentino, con su promisorio debut en Argentinos Juniors y después el primero de sus consagratorios pasos por Boca Juniors, el equipo de sus amores, los que llevarían su talento y su zurda mágica a las competitivas tierras europeas.

Los 80 fueron la gloria para el astro argentino, ganando múltiples títulos nacionales e internacionales con equipos de la talla del Barcelona (España) y del Napoli (Italia), y quedando como un ídolo máximo en este último equipo —en donde incluso retiraron su clásico número de dorsal, el 10—.

Altitude

Maradona fue partícipe y protagonista de grandes momentos del fútbol y del deporte. Cómo no mencionar la viveza que tuvo contra los ingleses en el Mundial del 86, cuando metió pícaramente la pelota en el arco rival con la mano para después llevarse la copa en la final contra Alemania Federal.

O cuando una enfermera lo sacó de la cancha en el 94 luego de dar positivo en un control de doping, lo que marcaría el declive de su exitosa carrera como jugador profesional de fútbol.

Tampoco podemos olvidar su experiencia como entrenador de la selección argentina y la pachorra que le imprimió a sus jugadores en ese Mundial de 2010, que los vio perder en cuartos de final. Son momentos dulces y agraces, pero que quedarán en nuestra retina y siempre serán recordados.

Maradona hizo felices a millones de argentinos y aún más millones a nivel mundial, con su habilidad natural para el regate y su pegada prodigiosa, con una zurda tan educada que parecía más bien un guante, capaz de colocar balones en todos los espacios posibles de la portería.

Goal

Diego ya era uno de los más queridos en el balompié antes, pero su muerte —más que prematura— sirve para dejar una cosa en claro: hoy, miércoles 25 de noviembre de 2020, el ídolo se convirtió en leyenda.

Puede interesarte