Por Kat Gallardo
10 julio, 2018

Sabemos que ama llamar la atención de forma negativa. ¿Será esta la excepción?

Mientras el presidente Donald Trump se prepara para su primera visita al Reino Unido como presidente la próxima semana, a todos les preocupa un momento que podría eclipsar a todos los demás: su reunión con la Reina Isabel.

“Va a ser un buen momento para él, y no creo que vaya a querer equivocarse”, dijo Camilla Tominey, experta real y editora política del periódico The Sunday Express, a NBC News. El gobierno británico anunció el viernes que si bien no habrá una cena de estado en el Palacio de Buckingham, el presidente y su esposa, Melania, tienen previsto reunirse con la reina Isabel el 13 de julio en el Castillo de Windsor.

Algunos, sin embargo, han expresado sus reservas sobre cómo Trump, que no es conocido por adherirse a las sutilezas diplomáticas, se encargará del delicado tema de la etiqueta y el protocolo real. Después de todo, otros visitantes de alto perfil han atraído titulares negativos por no seguir la etiqueta.

Esto es lo que Trump debe saber antes de conocer a la Reina:

1. Seguir el protocolo de conducta por modales y no porque sean “reglas oficiales. El propio sitio web de la familia real dice que “no hay códigos de conducta obligatorios cuando se trata de un encuentro con la reina o un miembro de la familia real”. Pero todos los siguen por tradición y respeto.

2. Idealmente, deberá hacer una reverencia. No tiene que ser una grande, basta con algo sutil como un movimiento de cabeza.

3. No hablar antes de ser presentado con la Reina. Alguien probablemente dirá: “Su majestad, le presento al presidente de los Estados Unidos, el Sr. Donald Trump’. En ese punto, él debiera inclinarse y empezar a hablar.

4. Si come con la Reina, tendrá que mostrar modales en la mesa. Debe hacerlo con calma, firmeza y un poco de delicadeza. Deberá recordar que en la comida británica, el tenedor permanece en la mano izquierda y el cuchillo permanece en la mano derecha, suponiendo que eres diestro.

5. No debe tocar a la Reina y mucho menos darle esos apretones de mano de mal gusto que suele darle a otros mandatarios.

Por lo demás, los temas de conversación serán los mismos que la reina ha tenido con otros mandatarios. De seguro ella sabe cómo guiará la situación, tomando en cuenta que ha conocido a demasiados ex presidentes de Estados Unidos.

¡Esperamos que Trump se comporte!

Puede interesarte