Por Antonio Rosselot
7 octubre, 2020

Cada uno tiene su dormitorio en la Casa Blanca, cenan por separado y apenas se ven si la agenda no lo requiere. Así es el día a día del matrimonio Trump.

Donald Trump, presidente de EE.UU, fue dado de alta este martes luego de estar internado en un hospital de Washington por contraer el COVID-19, virus pandémico que también atacó a su esposa Melania. Como era de esperarse, hizo del acto de sacarse la mascarilla uno épico, con tintes 100% políticos y provocadores, tal como lo conocemos.

Cuando se enteraron de que tenían el virus, Trump tuiteó en su cuenta personal que tanto él como Melania se someterían a “una cuarentena y un proceso de recuperación de inmediato. ¡Saldremos juntos de esta!”.

The Washington Post

Pero la verdad es que últimamente han estado lejos de estar juntos, ya que Melania se quedó haciendo su cuarentena en la Casa Blanca. Y la  esa cuarentena no surgió precisamente por la pandemia, sino que se arrastra hace varios años.

Por lo que ha trascendido en medios y redes sociales desde que Trump asumió el poder, en 2017, su relación con Melania ha estado marcada por la distancia y las nulas ganas de querer conectarse como pareja.

Getty Images

Recordemos que ella no se instaló de inmediato en la Casa Blanca, sino que se quedó casi cinco meses viviendo en Nueva York. De acuerdo a Mary Jordan, periodista del Washington Post, Melania quería revisar su contrato prenupcial para proteger a Barron, hijo de ambos, que al parecer no contaba con las mismas garantías económicas que los otros hijos del magnate.

Por otra parte, Stephanie Winston Wolkoff, ex asesora de la Presidencia y ex mejor amiga de Melania, comentó que la pareja estaba durmiendo en habitaciones separadas desde incluso antes de que Trump asumiese el mando, diciendo que ambos tenían una conexión tan distante como funcional. Melania ha reconocido esto en varias ocasiones, al hablar de su gran independencia y “el espacio necesario que nos damos” con Trump.

EFE

Por parte de Trump, la verdad es que tampoco había mucha disposición. En entrevista con Larry King en 2005, comentó que con sus horarios y carga de trabajo, lo último que quería era “volver a casa y trabajar en una relación”.

Los cronistas de la casa de gobierno estadounidense, en tanto, coinciden plenamente en que Donald y Melania se ven muy poco y cenan separados si es que la agenda no lo requiere, además de tener dormitorios en distintas plantas y alas de la Casa Blanca.

Molly Riley / AFP

Por lo tanto, eso de que “saldremos juntos de esta” no es tan literal como suena: decir que ambos están disfrutando y recuperándose en compañía del otro está bastante alejado de la realidad.

Puede interesarte