Por Leonardo Granadillo
10 septiembre, 2019

Científicos suizos comprobaron que también baja la posibilidad de sufrir derrames cerebrales. Una pequeña pausa a nuestro ajetreado día no cae nada mal para nuestra salud.

No hay descanso que nos venga mal, siempre me he apegado a esa teoría, lo complicado siempre va a ser conseguir un espacio en nuestro tiempo para reposar el cuerpo y retomar nuestras labores. No obstante, más allá de algo que se realiza por simple gusto tiene un importante trasfondo: quizá lo necesitamos más de lo que pensamos.

De acuerdo a los investigadores, una siesta durante el día (una o dos veces por semana) reduce casi en un 50% el riesgo de padecer un ataque cardíaco o un derrame cerebral, en comparación con las personas que nunca duermen durante el día.

Pixabay

La falta de sueño maximiza el riesgo de padecer aterosclerosis, la acumulación de placa en las arterias del cuerpo. Según los científicos lo ideal es dormir 8 horas en la noche y la siesta puede colaborar a alcanzar la cifra si se perdieron horas de sueño el día anterior.

El estudio fue hecho por el personal de investigación del Hospital Universitario de Lausana en Suiza, donde se monitorearon a 3.400 personas de 35 a 75 años aproximadamente por 5 años.

Pixabay

Analizaron la duración de la siesta, la frecuencia, y su relación con el riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral. Hubo 155 ataques o derrames, los que dormían la siesta seguidamente redujeron el riesgo un 48% respecto a los que no lo hicieron.

«Esta asociación se mantuvo después de tener en cuenta factores potencialmente influyentes, como la edad y la duración del sueño nocturno, así como otros riesgos de enfermedades cardiovasculares, como la presión arterial alta y colesterol.»

Dra. Nadine Hausler (directora del estudio) a Daily Mail

Radio Turquesa

Así que si ves a alguien rendido en el trabajo, o al visitarlo a su casa, en vez de criticar piensa por copiar la costumbre, tu cuerpo lo sabrá apreciar.

Puede interesarte