No es necesario que te imagines desde ya con 15 gatos, una experta matemática nos mostró la luz al final del túnel con su fórmula.

El ser humano vive juzgando, la edad a la que compras un vehículo, la edad a la que decides ir a la universidad, siempre andan pendiente de la vida de los demás, razón por la cual (aunque digas que no te importa lo que digan) te suelen apresurar por intentar lograr antes todo.

No es problema de nadie si decides casarte a los 50, si tienes tres divorcios, lo que sea. Hay mujeres que llegan a los 30 años y ya piensan que se acabo la posibilidad de conseguir el verdadero amor, pues si estabas inmersa en esa negatividad te digo que aún estas a tiempo, pues un estudio ha revelado que el verdadero amor llega entre los 27 y 35 años.

No elijas a alguien por elegirlo, esa persona que tanto sueñas pueden llegar cuando estes en una etapa de mayor madurez. La matemática Hannah Fry explicó que las emociones humanas no están ordenadas ni son tan predecibles, es más, pero respetamos tantos patrones sin darnos cuenta que de igual modo se puede estudiar, por lo cual, ella creer conocer la edad a la que el amor real llegará a nuestras vidas.

Imaginemos que uno empieza a salir con personas a los 15 años y que nos queremos casar a los 35. Hay muchas parejas potenciales en ese tiempo. La regla, obviamente, es que una vez que te casas no puedes seguir buscando para ver ‘de qué te perdiste’. Las matemáticas dicen que lo que debes hacer con el primer 37 por ciento de tus citas es rechazarlas a todas como prospectos serios para el matrimonio. Y luego se debe elegir a la siguiente persona que llegue y sea mejor que las anteriores que rechazaste.

Hannah Fry en The Mathematics of Love

¡Parece la fórmula perfecta! Es decir, conoces a tus parejas pero tratas de no encariñarte demasiado, estudias sus defectos lo que a ti te gusta y lo que no. Después buscan un mejor partido que cumpla con todo lo que deseas ¿lograrás ser lo suficientemente sangre fría para dejar pasar a los primeros y encontrar a la persona correcta? los números no mienten.

Y si no nos crees… que te lo explique ella misma:

Puede interesarte