Por Pablo Román
18 junio, 2018

«Me quedé muy quietecita, en aquella terrible oscuridad, y una mano…» dice la letra.

En 1990 Yuri estrenaba el sencillo El apagón. Al poco tiempo la canción se convirtió en un hit, en gran parte, ayudada por el video clip de la canción. Sin embargo, la letra de la canción ocultaba un secreto bastante retorcido y que creo que estábamos pasando por alto.

Youtube

«Iba sola por la calle, cuando vino de pronto un apagón. Vale más que yo me calle, la aventura que a mí me sucedió«, comienza la letra de esta melosa pieza musical.

«Me tomaron por el talle (la cintura)» continúa contando, cuando la llevaron a un oscuro pasaje.

Youtube

En este sitio una persona, sin identificar por culpa de la oscuridad del sitio, la manosea:

«Me quedé muy quietecita
En aquella terrible oscuridad
Y una mano, ay ligerita
Me palpó con confianza y libertad».

Youtube

En pocas palabras, la mujer estaba siendo violentada sexualmente. Pero la historia no termina allí.

Le quitaron el abrigo e intentaban desnudarla, hasta que se enciende la luz y descubre que se trataba de su padre.

«Cuando encendieron las luces
¡Ay! Era mi papá».

Es decir, que la violación que estaba sufriendo era en manos de su padre, un incesto.

El tema en debate aquí es que este tipo de conductas, tanto el clip como la canción misma, toman a la ligera la violencia de género y el abuso en la misma familia.

La canción, como cuenta el sitio VIX, vendió medio millón de copias de su disco, Soy Libre, a los 3 meses de haberse lanzado. Incluso, este hit logró introducir a la cantante en el mercado estadounidense y latinoamericano.

Puede interesarte