Por Camilo Morales
27 abril, 2021

No existen puntos medios para esta prenda: algunos la aman y otros la odian. Lo cierto es que el DJ Questlove, director musical de la ceremonia, se llevó todos los aplausos.

Se sabe que la ceremonia de los Premios Oscar es la oportunidad para que los actores, directores y productores puedan caminar a través de la alfombra roja y mostrar sus distintos outfit repletos de glamour y elegancia.

Año tras año los vestidos y trajes de quienes se presentan en los premios de la Academia son objeto de opinión de los críticos de moda y diseñadores, generando así el nacimiento de nuevas tendencias, sorpresas o incluso, bochornos.

D.R.

Hay quienes intentan llevar el concepto de “elegancia” y “glamour” más allá y le inyectan una buena dosis de creatividad, vanguardia y valentía. Algunos de ellos lo hacen a través de peinados extravagantes o de outfits que a veces fallan en su diseño y sus colores, mezclando telas y tonalidades que no combinan.

D.R.

Pero entre tantas vergüenzas y conjuntos que no funcionan también están los valientes que se atreven y terminan haciendo genialidades sobre la alfombra de Hollywood. Este año el ejemplo lo puso el mismo director musical de la ceremonia, el DJ Questlove, de 50 años, cuyo nombre de nacimiento es Ahmir Khalib Thompson.

Getty Images

Y es que el baterista de la banda The Roots marcó la pauta y caminó por la alfombra roja de los premios de la Academia con unas crocs doradas, modelo de sandalias que ha sido bastante polémico dentro del mundo de la moda durante los últimos años.

Getty Images

No existen puntos medios para esta prenda: algunos la aman y otros la odian. Existen muchos famosos que se han cuadrado con las crocs y que incluso han diseñado las suyas propias, como el caso de Post Malone, Bad Bunny o Justin Bieber.

Ahora fue el turno de Questlove quien las lució junto a un traje gris oscuro y una mascarilla con un diseño. Su outfit dio que hablar e incluso la misma revista Vogue las caracterizaron como un “éxito instantáneo” y como una forma de hacer que los conjuntos se vean “más genuinos“. ¿Quién sabe si en el futuro se transforman en una prenda indispensable en eventos formales? Nadie lo sabe.

Puede interesarte