Por Javiera González Ruiz
26 noviembre, 2019

Aunque pensó que era imposible perder peso a sus 39 años, lo logró.

Todos sabemos que el embarazo puede producir un montón de cambios en el cuerpo de las mujeres, ya sea durante o después. Si bien no ocurren de la misma manera en todas las mamás, muchas experimentan drásticas transformaciones.

Y ni las celebridades se salvan de algo tan natural como eso…

Bien lo sabe Jessica Simpson, quien sufrió bastante durante el embarazo de su tercera hija, que tiene solo unos meses de vida, Birdie Mae.

View this post on Instagram

Dimples & Drool #BirdieMae

A post shared by Jessica Simpson (@jessicasimpson) on

Según fue documentando la cantante y actriz de 39 años en su cuenta de Instagram, subió un montón de peso mientras esperaba el nacimiento de su hija… y era tanto, que solía compartir imágenes de sus pies hinchados producto de la gestación.

View this post on Instagram

#tenyearchallenge ( @backgrid_usa)

A post shared by Jessica Simpson (@jessicasimpson) on

Si bien esperaba que luego de dar a luz perdería los kilos subidos, nada de eso sucedió. Es más, llegó a pesar 108 kilos.

Fue entonces cuando decidió que debía poner de su parte para recuperar el cuerpo que antes tenía, sobre todo para tener el estado físico óptimo para poder cuidar a su hija y poder jugar con ella en los próximos años.

Y una vez más llamó a Harley Pasternak, su entrenador personal por más de diez años.

Él adaptó un sistema basado en las necesidades de Jessica, que incluían una dieta altamente proteica y una rutina física bien planificada. «Aunque los entrenamientos continuaron, el foco se puso en el tiempo que pasaba fuera del gimnasio», destacó el entrenador.

El programa consistió en desarrollar cinco hábitos para llevar una vida más saludable. Entonces, «Nos aseguramos de que Jessica diera, al menos, 12.000 pasos cada día antes de irse a la cama, también que durmiera por lo menos siete horas cada noche y que se desconectara de la tecnología al menos una hora diaria», especificó el experto.

Y además de eso, se incluyeron entrenamientos de resistencia cada dos días.

https://www.instagram.com/p/BxQKAGeD5wt/

La alimentación fue fundamental en este proceso para adelgazar, y consistía en tres comidas y dos meriendas entre horas, todo de proteínas y fibras variadas para que no se aburriera, no pasara hambre ni se sintiera presionada, y en su lugar, creara hábitos saludables.

Y tras 6 meses siguiendo los consejos de su entrenador, Jessica dio a conocer su nueva imagen corporal, que sin duda sorprendió a muchos y los animó a cuidar más su organismo.

View this post on Instagram

We just get each other #BIRDIEMAE

A post shared by Jessica Simpson (@jessicasimpson) on

«6 meses. 45 kilos menos (sí, la balanza llegó a 108). Mi primer viaje después de Birdie Mae y emocionada por muchas razones, pero muy orgullosa de sentirme como yo otra vez. Incluso cuando me parecía imposible, elegí trabajar más duro», escribió Jessica, muy contenta del resultado.

¡Quedó fabulosa! Y lo más importante de todo, totalmente saludable.

Puede interesarte