Por Kat Gallardo
28 marzo, 2018

¿Quién puede resistirse a los encantos de un “chico malo”?

Seguro conociste a Jeremy Meeks como todo el resto del mundo. Su foto a manos de la policía se volvió viral luego de que la policía publicara su imagen en Facebook, informando que junto a otros hombres, había sido arrestado.

Thanks for all the love #Blessed

A post shared by JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) on

Pero él, no era como los otros hombres, sino que era guapo, guapo, guapo. De esta forma, se convirtió rápidamente en una muy cuestionada figura mediática, ícono de que en tiempos de redes sociales, puedes alcanzar la fama por casi cualquier cosa.

Meeks era un delincuente convicto, que fue arrestado con cargos por posesión de armas dentro de un territorio conflictivo.

Puede que la cárcel te cambie la vida, pero a Meeks se la cambió aún más, ya que incluso cumpliendo condena comenzó a recibir diversas ofertas por parte de agencias de modelos. De esta forma, dejó la vida de pandillas por la pasarela y caminó para Phillip Plein como parte del staff de White Cross Management.

Workin' it

A post shared by JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) on

Fue presentando una campaña de modas en Cannes donde conoció a quien será hoy la madre de su tercer hijo. Quien conquistó su corazón fue Chloe Green, la heredera de la marca multimillonaria Topshop.

Esta unión no estuvo excenta de polémicas, ya que Meeks aún se encontraba legalmente casado con su esposa de ocho años y madre de sus dos hijos cuando comenzó a salir con Chloe.

Loved seeing my sons when they came to visit me the other day ❤️

A post shared by JEREMY MEEKS (@jmeeksofficial) on

Según la revista Forbes, Chloe heredará una fortuna de 4 billones de dólares, junto a las diversas marcas de su padre. Si bien no es la única heredera, de todas formas recibirá, en algún momento, el mando del negocio.

Para Chloe Green, este será su primer hijo y si bien muchos no daban un peso por la relación con Meeks, ya pueden ir dándose por vencidos. Su madre ya aceptó a Meeks como su futuro yerno, tal como se pudo ver en la última Semana de la Moda en París.

¿Quién puede resistirse a los encantos de un “chico malo”?

Puede interesarte