Y todo con la ayuda del gran John Cena.

Si escuchamos el nombre «Paul Wight» nada llama nuestra atención, pero si escuchamos «The Big Show», en seguida lo recordamos: el gran luchador que intimidó a todos sus contrincantes por ser el más alto y grande del ring. Se ha dedicado a esto durante 20 años, y 18 de ellos en la WWE (World Wrestling Entertainment).

WWE

El veterano de estas peleas llevaba un ritmo de vida agotador: pasaba 200 días al año en gira y nunca tuvo tiempo para pensar bien en el estilo de vida que llevaba. Si bien era un deportista, su alimentación y ejercicio no eran los adecuados y se decidió a hacer un cambio… porque nunca es tarde.

Para ayudarlo se sumó nada más ni nada menos que el campeón de la WWE, John Cena. Y motivándolo a seguir una estricta dieta y diferentes rutinas de ejercicios, logró que The Big Show perdiera más de 30 kilos.

¡Luce increíble! Y ahora, delgado y ejercitado, agradece a John…

«Un día hablábamos sobre estar en forma, y dije ‘ah, ¿qué diablos haría un gigante con abdominales?’; John me miró seriamente y me dijo: ‘sí, un gigante con abdominales, eso no sería para nada vendible’. Y se marchó. Fue un poco duro. Tiempo después John regresó y me felicitó por mi trabajo. Eso significó mucho para mí, tener el respeto de una estrella como él”.

-Paul White-

Hey @Shaq…glad your training!! Because so am I! #GiantAbs #WrestleMania

A post shared by The Big Show (@wwethebigshow) on

… y también a su propia fuerza de voluntad por haber podido dejar los helados y la pizza.

Puede interesarte