Por Andrés Cortés
3 octubre, 2017

Hace poco más de un mes se cumplieron 3 años de su fallecimiento, cuando solo tenía 34 años.

La artista y performista Hija de Perra fue y será uno de los más grandes referentes sobre la libertad sexual y contraculturas de Chile y, posiblemente, de todo Latinoamérica. Su trabajo no era del gusto de todos, pues se caracterizaba por como un ser violento, desagradable e inmundo, pero por sobre todo, un ser crítico de la sexualidad, las normas y lo convencional.

Su nombre real era Víctor Hugo Pérez Peñaloza, pero su personaje artístico adoptó el nombre de “Hijo de Perra”. Hace poco más de un mes se cumplieron 3 años de su fallecimiento, cuando solo tenía 34 años.

Rodrigo Balladares – Flickr

Chile comparte varios aspectos (en menor o mayor medida) con todo Latinoamérica, pero quizá uno de los más fuertes es la discriminación que existe hacia las personas homosexuales o, mejor dicho, disidentes sexuales.

Hija de Perra fue una de las primeras en poner aquellos complejos términos en la palestra: disidencia sexual o binarismo de género eran sus preferidas, pero su mensaje principal criticaba a las normas y estructuras que, de acuerdo a sus palabras, “nos hacen pensar de una forma determinada“.

“Tetoterapia, el musical” Detrás de cámara

Su rol como travesti y drag queen tiene mucho peso en su discurso. Ella siempre se sintió rechazada. No como persona en sí, sino como el ser que era. “No se valida al humano como travesti“, decía en una entrevista con Revista Fill.

“En este caso (refiriéndose a ella misma) no hay ningún hombre sino que un monstruo que divaga en este binarismo de género, las cosas son muy diferentes, entonces las personas que ‘cortan el queque’ no entienden nada y se horrorizan”.

-Hija de Perra

Facebook Hija de Perra Oficial

Su trabajo como artista se caracterizó por sus performance, a ojos de los medios, “vulgares” y “sucios”. Y posiblemente así sería frente a la mirada de cualquier persona que no conoce a Hija de Perra, pero su trabajo apuntaba fielmente a su manera de ver el mundo, criticando siempre las normas y estructuras, pasando por el gobierno, la validación social, la iglesia e incluso, el concepto imperante de belleza.

“Me encantaría que la gente abriera sus ojos y se diera cuenta que los presidentes tiene un trabajo de títeres gobernados por los monopolios comerciales y que son unas pocas familias las que se llevan todo el dinero del país, e incluso de otros países”.

-Hija de Perra

Facebook Hija de Perra Oficial

Durante su vida protagonizó una película llamadaEmpaná de Pino“, la cual se encuentra disponible en YouTube. Luego de su muerte también se publicó el álbum póstumo llamado “Envergadura“, el cual recoge diez canciones y ocho audios inéditos de la artista.

Estos trabajos audiovisuales tuvieron un gran impacto tanto a nivel underground como comercial, siendo comentada incluso en programas chilenos de televisión abierta. Su película ganó además el título de la primera “película trash” chilena.

El legado de Hija de Perra impulsó grandes cambios en la política de Chile, así como en todo Hispanoamérica.

Mientras años atrás se discutía (y se continúa discutiendo) el rol del estado en la educación sexual que reciben los adolescentes y decenas de marchas se gestaron exigiendo esta medida, Hija de Perra impartía charlas sobre enfermedades venéreas en universidades chilenas.

Facebook Hija de Perra Oficial

Sin lugar a dudas, Hija de Perra fue un ícono cultural que nunca recibió en vida la apreciación y valoración que se merecía. Su trabajo crítico y disidente entregó una mirada bizarra y contracultural del estado de las cosas, haciendo de lo grotesco y lo sucio su estandarte de batalla.

Hija de Perra sigue (y seguirá) siendo recordada por ser aquella persona que logró liberar a mucha gente de las ataduras impuestas por el estado, la sociedad, la iglesia y la televisión y por poner en el tapete temas que hoy, a 3 años de su muerte, continúan siendo una ardua lucha en materia LGBT+.

Puede interesarte