Por Andrea Araya Moya
21 agosto, 2019

Al parecer, la Reina se niega a tener a Meghan cerca.

Que las relaciones entre los duques de Sussex y el resto de la realeza no andan bien no es una novedad. Incluso desde que se casaron el príncipe Harry y su esposa, Meghan Markle, han tenido que lidiar con la tensión en la corona y en el público británico. 

De hecho, la primera idea de los duques fue irse de Kensigton y mudarse al castillo de Windsor para vivir junto a la Reina Isabel II y evitar los conflictos con Kate y William. Todo era perfecto, pues pensaban vivir en una de las mil habitaciones del palacio… pero la idea no le gustó a la reina.

AP

Según relata The Sunday Times, la pareja le preguntó a la Reina Isabel si podían compartir el castillo de Windsor, pero la monarca, quien pasa la mayor parte del año en el palacio, rechazó la idea y los mandó a vivir a Frogmore Cottage.

Para Isabel II el castillo no era el lugar adecuado para los duques. Y no es que haya tomado la decisión recientemente, sino incluso antes de que Harry y Meghan se casaran.

«Los duques de Sussex quizá estaban pensando en las habitaciones vacías y las suites que están en los apartamentos privados, o puede que algunas de las antiguas viviendas pudieran haber sido reconvertidas en otra cosa. Pero puedo entender cómo podría no ser del todo apropiado tener a una familia viviendo allí«.

– Hugo Vickers, experto en realeza británica, a Sunday Times

Grosby

A Harry y Meghan no les quedó otra que aceptar y prepararse para vivir en Frogmore Cottage, pero no sin hacer sus propias reparaciones y reformas. La remodelación tuvo un valor aproximado de 2,6 millones de dólares y se pagó con fondos públicos.

Y también provocó la ira de los británicos. Otra polémica más para los duques. 

AP

El complejo Frogmore Cottage es una residencia compuesta de cinco unidades. Está cerca del castillo de Windsor, a unos 34 kilómetros al oeste de Londres. Y es la única propiedad para los duques de Sussex y sus hijos.

Puede interesarte