Por Kat Gallardo
24 abril, 2018

Mientras la gente en Manchester está aplaudiendo su gesto.

En mayo del año pasado, un terrorista suicida mató a 22 personas en el concierto que Ariana Grande ofreció en Manchester. La cantante bajó del escenario para entrar en un estado de shock que se pudo evidenciar en un largo silencio a través de redes sociales.

Entre las víctimas, habían menores de edad que habían asistido junto a sus padres o esperaban que pasaran por ellos. Muchos otros fueron heridos y hospitalizados. El nombre de la cantante estaba en todos los medios, pero como parte de una trágica jornada que dejó a una ciudad en duelo.

https://www.instagram.com/p/BQ_HeNbFxYf/

La Reina Isabel acudió al hospital en que se encontraban las víctimas para brindarles su apoyo. Fue el presentador Piers Morgan quien lanzó la primera piedra contra la cantante en Twitter: “Si la Reina puede visitar a las víctimas en el hospital, la estrella por la que ellos pagaron, también puede”.

https://www.instagram.com/p/BVFfQhqFuvF/

Agregó que era de esperar que ella se hubiera quedado, las visitara y consolara a sus fans y familiares de quienes perdieron la vida. Un mes después, Ariana y su representante, organizaron un festival benéfico para las víctimas, que contó con artistas como Justin Bieber, Liam Gallagher y Miley Cyrus, entre otros.

Las inoportunas declaraciones del presentador fueron ampliamente criticadas, ya que se desviaba del foco del asunto, culpando a una cantante que nada tuvo que ver con un atentado del que ella también fue víctima. Luego de los esfuerzos de Ariana a través del festival One Love Manchester, Morgan se vio obligado a ofrecerle disculpas.

https://www.instagram.com/p/Bh0tKAjnSaZ/

Un año después y de forma sorpresiva, la cantante vuelve con No Tears Left To Cry, una canción a modo de homenaje y un video similar. Pero dejando de lado las tradicionales baladas que se componen para casos tan dramáticos como estos, decidió lanzar una canción fresca, pop y desafiante.

En ella hace frente no sólo a las críticas, sino también apunta a quienes quisieron infundir terror en su concierto. Su mensaje intenta decir “pasamos por algo horrible, pero ya lloramos todo lo que teníamos que llorar, ahora sacaremos fuerzas y seguiremos en lo nuestro, no voy a dejar que me silencien”.

https://www.instagram.com/p/BhzZ92en9ex/

Sus seguidores fueron fervorosos al escuchar la canción, con cientos de reacciones en Youtube en donde alaban a Ariana, mientras canta: “Ellos apuntaron hacia los colores que habían en ti, yo también los vi. Y sabes qué, ahora me gusta. Estamos muy por encima de tomar parte en este odio. Estamos aquí, vibrando”.

https://www.instagram.com/p/BY-2phHnOmO/

Ariana hace un importante llamado a cambiar la mentalidad, pero de una manera en que sus fanáticos -con una edad promedio que no sobrepasa los 18 años-, puedan sentirlo de forma natural e identificarse con el mensaje. “Ahora estoy en un estado mental en el que quiero estar todo el tiempo. No me quedan lágrimas para llorar, así que lo estoy recogiendo, estoy amando, estoy viviendo”.

A post shared by Ariana Grande (@arianagrande) on

Para quienes la criticaron, también tiene una estrofa: “Salgo incluso cuando está lloviendo. No puedo detenerme ahora, no puedo detenerme así que cierra tu boca. Y si no sabes, entonces ahora lo vas a saber”.

https://www.instagram.com/p/BWeq1L1led3/

Si bien Ariana sigue siendo una estrella de pop adolescente, con este tema entrega dos mensajes importantes. Uno a sus seguidores y el público que vivió esa terrible noche en Manchester, y otra a quienes daban su carrera por finalizada.

El video, por otra parte, tiene un detalle cuyos seguidores se apresuraron en señalar con una escena en donde aparece una abeja. En Manchester, la abeja es un símbolo de fuerza y ​​trabajo duro. Su origen se remonta a la Revolución Industrial que tuvo lugar en la década de 1800 y es parte del escudo de armas de la ciudad.

Puede interesarte