Por Javiera González Ruiz
27 diciembre, 2019

Y la pequeña Charlotte siguió sus pasos… aunque más interesada en el regalo.

Cada año la realeza hace una caminata de Navidad hacia la iglesia en Sandringham, donde aprovechan de saludar al público que los espera ansiosos y con múltiples regalos para ellos…

Sobre todo para los niños.

Fue precisamente en ese servicio religioso donde George, de 6 años, conmovió a todos cuando se acercó a una mujer en silla de ruedas para darle un gran abrazo que duró algunos segundos.

Getty Images

De acuerdo a las imágenes, el príncipe George le soltó la mano a su papá William para abrazar a Gemma Clark, de 39 años, que había viajado desde Long Sutton en Lincolnshire para ver a la realeza.

Y sin duda lo logró.

Es más, recibió un adorable abrazo del pequeño…

Callan Taverner

Mira aquí con más detalle:

Pero no fue solo ese, pues Charlotte, de cuatro años, decidió seguir los pasos de su hermano y en su primera caminata navideña, también se abalanzó hacia la mujer para saludarla, causando un inmediato tono de suspiro entre quienes estaban allí.

¡Y la pequeña se llevó un cisne rosa de regalo!

PA

Mira aquí el adorable momento:

PA

Durante la caminata desde Sandringham House hasta la iglesia de Santa María Magdalena, ambos pequeños caminaron de la mano de sus padres, el duque y la duquesa de Cambridge, quienes además iban acompañados del príncipe de Gales, Carlos.

Puede interesarte