Por Camila Cáceres
17 abril, 2017

Ésta es la primera vez que habla en público sobre cómo le afectó la muerte de su madre, Lady Di.

En los últimos años, el Príncipe Harry -también conocido como Henry Charles Albert David, Su Alteza Real Príncipe de Gales de la casa Mountbatten-Windsor ,o “Hazza” para los amigos- tuvo un cambio radical en su comportamiento: pasó de fiestas escandalosas a usar sus títulos para llamar la atención hacia importantes causas, entre ellas la salud mental.

Muchos hicieron alusión a los problemas que por largo tiempo aquejaron a la Princesa Diana, pero Harry admitió en una entrevista a The Telegraph que sus motivaciones eran aún más personales.

Princess Diana, Prince William & Prince Harry September 1989 #princessdiana #princewilliam #princeharry #princehenry #hrh

A post shared by Prince Harry (@princehenrywales) on

Tras la muerte de su madre, el joven príncipe no supo cómo lidiar con todas las fuertes emociones que estaba viviendo mientras estaba en una posición tan horriblemente pública.

“Mi manera de enfrentarlo fue meter la cabeza en la arena y evitar pensar en mi mamá, porque ¿qué sacaba con eso? Pensaba que sólo me pondría triste, no la iba a recuperar con eso. Así que desde un punto de vista emocional, estaba como, ‘vale, no dejes que tus emociones sean parte de nada’. Así que era un típico chico de 20, 25, 28 años atravesando la vida pensando ‘la vida es genial, la vida está bien’. Y entonces empecé a hablar de ciertas cosas y de pronto todo este duelo que no había procesado comenzó a surgir a borbotones”.

Príncipe Harry a The Telegraph

Se considera afortunado de que hayan sido sólo dos años de “caos total”. No entendía qué le pasaba, cosas mínimas le causaban pánico, las presentaciones en público le hacían querer huir o golpear algo. Aún peor, cuando comenzó a contarle a sus amigos lo que pasaba, todos ellos sabían cómo lidiar con sus problemas emocionales.

En un momento se llegó incluso a rumorear que sufría de desorden post-traumático después de su paso por Afganistán. Eso lo aclaró de inmediato:

“No tiene nada que ver con Afganistán. No soy uno de esos tipos que tuvieron que ver a su mejor amigo volar en pedazos o tener que aplicarle un torniquete en las piernas. Afortunadamente, gracias a Dios, no soy una de esas personas”.

Príncipe Harry a The Telegraph

Su trabajo era en la unidad de recuperación del personal, donde escuchó a los soldados heridos y enfermos tratar con problemas serios de salud mental. Eso le permitió entender que no había vergüenza en buscar ayuda, pero aún no estaba preparado.

¿Cómo llegó a estarlo? Gracias a alguien que siempre ha estado a su lado.

“Para mí, personalmente, mi hermano fue un apoyo gigante. Insistía constantemente que las cosas no estaban bien, que no era normal como me sentía, que debía hablar con alguien y que eso estaba bien. Pero entonces no era el momento adecuado. Necesitas sentirlo tú mismo, necesitas encontrar a la persona adecuada para hablar también”.

Príncipe Harry a The Telegraph

Estas confesiones no fueron fáciles para el príncipe, pero su objetivo es que toda la gente sepa que tiene derecho a recibir ayuda si la necesita, sobre todo considerando que algún día sus queridos sobrinos, el Príncipe George y la Princesa Charlotte, también tendrán el foco puesto encima.

“Queremos normalizar la conversación al punto de que cualquiera se pueda sentar a tomar un café y decir, ‘sabes, he tenido un día de mierda, ¿puedo hablarte de él?’ Porque luego continúas con tu vida y ya lo has hecho.

Gracias al proceso por el que he pasado en los últimos dos años y medio, ahora puedo tomar mi trabajo en serio y también mi vida privada, y he podido poner mi sangre, sudor y lágrimas en cosas que realmente hacen una diferencia, cosas que creo que pueden significar una gran diferencia para alguien más”.

Príncipe Harry a The Telegraph

Su madre estaría realmente orgullosa.

Te puede interesar