Tenía preparado todo un espectáculo para el pueblo.

La familia Real de Noruega se reunió en el balcón del Palacio de Oslo para celebrar en conjuntos los cumpleaños del rey Harald V y a la reina Sonia. Se trataba de un evento solemne que fue visto en todo el mundo pero uno de los nietos fue el más popular de la noche.

El príncipe Sverre Magnus rompió esquemas durante la ceremonia y acaparó las miradas y reflectores.

Sverre, de 11 años de edad, tenía preparado todo un espectáculo para la diversión de sus primos y para las risas del pueblo que fue a celebrar a la familia real de Noruega.

Se le ocurrió hacer frente a toda la multitud el “dab dance“, un novedoso baile que está ganando popularidad sobre todo para festejar triunfos deportivos.

El pequeño Sverre heredó el humor de su padre, el príncipe Haakon, porque en el discurso de la celebración de los 80 años durante la noche anterior, él se escapó un momento y decidió que quería afeitarse la barba.

“Hijo de tigre pintito”.

Su prima Leah Isadora Behn le dio un empujón a Sverre para hacerlo entrar en razón.

Aunque a él no le haya gustado para nada.

No era la primera vez que el Sverre se sale de los protocolos de la realeza.

Le da igual sacarse los mocos frente a todo el mundo.

O poner cara de nada cuando saben que lo están fotografiando. ¡Es un primor!

Este es el famoso “dab” que está conquistando a los famosos.

¡Sverre no le teme a nada! 

Te puede interesar