Por Vicente Quijada
25 enero, 2018

También se refirió a los abusos que sufrió por parte de su padre, Kit Culkin.

Si hablamos de Macaulay Culkin, el otrora inocente niño que nos enamoró en «Mi pobre angelito», habrá muchos que inevitablemente asocien su figura con la de Michael Jackson. Y es que efectivamente fueron mejores amigos, al punto que hoy el actor es padrino de la hija del fallecido rey del pop. 

Y tienen una muy cercana relación, en la cual Culkin protege con garras a Paris.

Instagram/@parisjackson

«Te voy a avisar ahora. Soy muy protector con lo que se refiere a ella, así que ten cuidado. Soy un libro abierto con muchas cosas, pero con ella…le tengo mucho cariño», fueron las palabras del actor en entrevista para el podcast WTF de Marc Maron. Lo de Culkin respondía a la intención de su interlocutor de saber sobre la joven y su vida íntima. 

«Es alta, bella y lista. Es increíble». Eso fue lo único que lograron sacarle de ella, con quien incluso comparte tatuajes.

REX

Pero confirmando lo abierto de «su libro», si habló de otras cosas más controvertidas. Su relación con Michael Jackson, a quien consideró su mejor amigo durante un tiempo -mientras él crecía-, al punto que incluso declaró a su favor cuando el artista fue acusado por abuso a menores en 2005. 

El actor incluso contó cómo nació dicha amistad, cuando estaba realizando una interpretación del «Cascanueces». «Él vino tras bambalinas después del show. Amaba bailar, es un hombre de baile. Llegó con Donald Trump, con quien eran amigos en esa época. Me miró como «te conozco de algún lado» y me reconoció por Uncle Buck». Luego de «Mi pobre angelito», Jackson se acercó a Culkin y su familia. 

Macaulay afirmó también que Jackson nunca se propasó ni lo hizo sentir incómodo, a diferencia de su padre, quien lo violentó, razón por la que Jackson fue un apoyo para él durante ese difícil periodo.

glamourmagazine.co.uk

La relación del joven actor con sus padres fue tan complicada que a los 15 años los enfrentó, se emancipó y de esta manera evitó que siguieran controlando la fortuna que había amasado -17 millones de dólares- gracias a su participación en «Mi pobre angelito», «Richie Rich», «Uncle Buck», entre otras.

Aseguró que el divorcio de ellos, en 1994, fue «de las mejores cosas que le ha pasado en la vida», ya que eso le permitió escapar.

«Era un hombre malo, un hombre malo…podría enseñarte las cicatrices si quisiera«, fueron las declaraciones sobre Kit, su padre, quien hace un tiempo afirmó que ya no lo consideraba su hijo. 

Coleman-Rayner

Pero para Culkin, todo lo que pasó tenía una razón. «Todo lo que trató de hacer en la vida yo le había superado con sólo 10 años» argumentó, aludiendo a que su padre era un actor frustrado celoso de su meteórica carrera. 

Pero hoy Culkin está en otra. Participa en algunos proyectos de cine independiente, tiene una banda llamada The Pizza Underground y se asume como un «treintañero que está basicamente retirado».

Puede interesarte