Por Ronit Rosenberg
7 agosto, 2018

La Reina Isabel II les otorgó el título de duques de Sussex…pero no es muy buen augurio.

Por lógica, todos los que no son conocedores de las normas de la Corona pensaban que cuando William se casara con Kate ella se iba a convertir en princesa. Sin embargo, horas antes de su boda el 2011 se anunció que la nueva pareja sería conocida como los duques de Cambridge. Así que cuando Harry contrajo matrimonio con Meghan este año, ya se sabía que también serían duques. La pregunta era ¿de qué ducado?

Con el mismo procedimiento que para William y Kate, el Palacio confirmó unas horas antes de la boda que la Reina Isabel II les había otorgado el título nobiliario de Duques de Sussex. Y pues bien, desde ese entonces hemos estado llamando a los tortolitos como duque y duquesa de Sussex.

Jackson Brady

Sin embargo, la historia detrás del ducado de Sussex no da el mejor augurio para una pareja recién casada. Esperemos que ni Meghan ni Harry sean supersticiosos.

Para los que no saben, Sussex es condado en la costa del sudeste de Inglaterra. Viven actualmente 1,6 millones de personas y es reconocido históricamente como un lugar relevante para el Reino Unido porque allí se llevaron a cabo importantes batallas.

Chris Jackson

Hasta ahí todo bien. Pero el problema es que antes de Harry ya existió uno, el Príncipe Augusto Federico. Era un buen hombre, educado y honesto, incluso creó una campaña para abolir la esclavitud. Suena parecido a Harry, ¿no? Bueno, esperemos que sea solo en eso y no su suerte en el amor.

Instagram royalbritish

Augusto Federico tuvo una vida romántica desastrosa, llena de infidelidades y distintas mujeres. De hecho, renunció a su amor a cambios de títulos nobiliarios que le otorgó su padre el rey.

Su primer amor fue Lady Augusta Murray, a quien conoció viajando por Italia. Y a pesar de que no era plebeya, pues gozaba de un título aristócrata de “Lady”, para ese entonces, en el 1800, era un rango demasiado bajo para el hijo de un rey. Algo así como si fuese plebeya en realidad bajo los estándares de hoy.

https://www.instagram.com/p/BmDt55Klvoe/?tagged=harrymeghan

Se casaron en 1793 en Roma, Italia, porque en Inglaterra no les estaba permitido. Pero después contrajeron matrimonio en Londres, aunque sin los requisitos básicos para un matrimonio válido. Una vez que el rey descubrió esto, les anuló el matrimonio. Vivieron juntos de forma “ilegítima”, hasta que Augusto la terminó dejando porque su padre le ofreció a cambio hacerse Duque de Sussex. 

Lady Augusta murió sola y deprimida, y el duque luego se casó con la amante que tenía durante su matrimonio, Lady Cecilia Letitia Buggin (Eh, ¿hola Carlos? Parece que es de familia).

instagram royalbritish

Pero Lady Cecilia se convirtió una paria de la realeza cuando el rey nuevamente le anuló el matrimonio a su hijo. ¿Y creían que la Princesa Margarita -hermana de la Reina Isabel II- lo había tenido difícil?

Instagram stars_talking

Y antes de que digan que la Reina Isabel II fue malvada por otorgarle este título a su nieto con una historia oscura y terrible, hay que mencionar que el ducado de Sussex era lo menos terrible dentro de lo terrible. Entre las opciones estaban también Clearence, Connaught y Windsor...pero tampoco gozan de buena fama.

Esperemos que Harry y Meghan puedan doblarle la mano al destino. Hasta ahora, van muy bien.

Puede interesarte