Por Kat Gallardo
27 julio, 2018

Se veía tan feliz durante su adolescencia.

En imágenes nunca antes vistas, el trailer del nuevo documental «I Am Paul Walker» presenta al actor como un alegre joven estadounidense. Pocos imaginaron que ese adolescente lleno de vida, que representaba a muchos otros chicos de su generación, tendría un final tan trágico.

La estrella de Fast & Furious murió en un accidente automovilístico cerca de Los Angeles a los 40 años en 2013. Le sobreviven sus padres Paul Walker Sr. y Cheryl Walker, sus hermanos Cody Walker y Caleb Walker, sus hermanas Ashlie Walker y Amie Walker y su hija Meadow Walker de 19.

«I Am Paul Walker» fue producido por Network Entertainment y saldrá al aire a través de Paramount Network el próximo mes. El trailer fue lanzado recientemente y en el se presentan videos inéditos de un  Paul adolescente, que exhibía su sonrisa característica. También aparecen extractos de entrevistas con su familia y amigos.

«Era un niño grande», dice Cody -su hermano- sobre Paul.

Su hermana Ashlie es quien detalla el amor de su difunto hermano por la conducción. «Le gustaba ir rápido», dice ella. «Tan pronto como tuve la edad suficiente para agarrarme con fuerza, estaba en la parte trasera de su gran carrera junto a él, yendo por el camino de mi vida».

El 30 de noviembre de 2013, alrededor de las 3:30 p.m. , Paul Walker y Roger Rodas, el dueño de Always Evolving, una tienda de carreras en Los Ángeles, salieron de un evento para la organización benéfica Reach Out Worldwide, en ayuda a las víctimas del tifón Haiyan.

Se cree que Rodas era quien conducía el Porsche de carrera en que se desplazaban por sobre la velocidad permitida. El vehículo chocó contra un bloque de hormigón y dos árboles, incendiándose al instante. Ambos murieron debido al impacto y quemaduras, al punto de que ninguno de los cuerpos pudo ser reconocido en la escena.

#TBT to the first premiere for #TheFastandtheFurious in 2001 – #TeamPW

A post shared by Paul Walker (@paulwalker) on

No se encontraron alcohol u otras drogas en el sistema de ninguno de los hombres y la policía tampoco encontró evidencia de una carrera. La investigación concluyó que ir por sobre la velocidad permitida del lugar, que era de 70 km/h (ellos iban entre 130 a 150 km/h) y la condición de los neumáticos fueron las principales causas del accidente.

En diciembre de 2014, el padre de Walker, Paul III, presentó una demanda por homicidio culposo contra el patrimonio de Rodas en busca de la devolución, o «una parte proporcional» de los ingresos generados por un grupo de automóviles que eran propiedad tanto de Walker como de Rodas.

En septiembre de 2015, la hija de Walker, Meadow, entabló una demanda por homicidio culposo contra Porsche por la muerte de su padre, alegando que el Porsche Carrera GT tenía numerosos defectos de diseño, incluido un historial de inestabilidad, y que la colocación del cinturón de seguridad podía causar daños al impacto.

La respuesta de Porsche negó cualquier fechoría y culpó al propio Walker, declarando: «Los peligros y el riesgo eran obvios, los cuales él conocía. Él eligió comportarse de manera tal, que se expuso a tales peligros, asumiendo así todos los riesgos involucrados en el uso del vehículo «.

En abril de 2016, el juez de la corte federal falló a favor de Porsche en otra demanda, presentada por la viuda de Roger Rodas, Kristine. La sentencia no tuvo relación con los otros dos casos en contra de Porsche, que fueron presentados por el padre de Walker, quien también es el ejecutor de los bienes del actor, y su hija. El padre y la hija de Walker llegaron finalmente a un acuerdo con Porsche.

Este documental muestra otro lado de Walker, uno en donde su hermano Caleb afirma que más allá del cine y su amor por los autos, Paul soñaba con convertirse en un guardaparque. «Ganas 28 mil al año y puedes vivir en el desierto», dijo en un momento. «Eso es realmente lo que quería hacer».

I Am Paul Walker se estrena el 11 de agosto.

Puede interesarte