Por Maximiliano Díaz
18 diciembre, 2017

Jamás lo habría imaginado.

¿Quién alguna vez no ha perdido algo? Esta pregunta se puede responder con toda la seguridad del mundo, y no estar en absoluto equivocado: nadie. Todo el mundo puede narrar una historia sobre libros, dinero, o las llaves perdidas. Y a pesar de que en ocasiones tengamos el descaro de culpar a amigos, hermanos menores, duendes o fantasmas de nuestra torpeza, muy en el fondo sabemos que fuimos nosotros quienes lo perdimos.

Fue así que una madre admitió que creía que se estaba volviendo loca cuando comenzó a darse cuenta de que el dinero estaba desapareciendo de su bolso.

Facebook/stayingsaneasamummyof3

Su nombre es Rachel Thornhill, y publica en un blog bajo el nombre de “Staying sane as a mummu of 3” (manteniéndome cuerda siendo madre de 3). Fue así que, utilizando esa plataforma, dio cuenta de su gran desconcierto.

“¡El dinero sigue desapareciendo de mi bolso! Una libra aquí, 20 libras allá, nada grave, pero era dinero que sabía que había estado ahí, y no lo estaba.”

“Pero crucé la línea cuando extravié 20 libras en billetes recién sacadas de un cajero para un fin de semana de fiesta”

Facebook/stayingsaneasamummyof3

Rachel buscó los billetes por toda la casa, pero no pudo encontrar nada. Ni siquiera las monedas que ella estaba segura que se habían desvanecido en el aire.

Entonces, encontró al culpable.

“Una búsqueda minuciosa por la casa no dio resultados, ¡hasta que me senté a jugar con Esme! ¡Ahí encontré un total de  £67.85 en su caja registradora de juguete!

Parece que ella estaba ganando una fortuna con la venta de maíz plástico y una lata de sopa de letras falsa.”

Facebook/stayingsaneasamummyof3

Esme es la hija de Rachel. Tiene 3 años, y realmente estaba disfrutando el jugar con dinero real en su caja registradora de juguete.

Parece ser que ahora, literalmente, los hijos significan un agujero negro de dinero.

Puede interesarte