Por Pablo Román
30 junio, 2017

Quizás nunca más vuelvas a comerlos.

El ser humano está acostumbrado a utilizar/consumir diferentes productos derivados de los animales. Por ejemplo la lana, la leche y los huevos. Respecto a este último, una joven madre británica tuvo un percance con esta fuente importante de proteína animal al momento de romper la cáscara.

Penny McAllister es de Leicester y tenía pensado hacer su desayuno. Los huevos parecían la mejor opción, así que puso manos a la obra.

Facebook/Facebook

Tomó la caja de huevos que siempre utiliza, abrió uno y ¡paf! esto fue lo que encontró:

Facebook/Penny McAllister

Penny, que probablemente olvidó que los huevos son de gallinas y que de ahí nacen los polluelos, no entendía qué estaba viendo.

De manera automática, la madre tomó otro huevo y ¡paf! otro embrión.

Indignada, y como cualquier otro padre o madre molesto, realizó el acto más terrible que le puedas hacer a una marca importante: Escribirles en su página Facebook.

(Toma maldito community manager)

Según Metro, el poema fue el siguiente:

Buenos días, rompimos unos huevos para el desayuno esta mañana para descubrir que dos de los que hemos abierto realmente tienen un feto de pollo creciendo en ellos ¡No nos atrevemos a abrir el resto! Maldita sea, que asqueroso ¿Qué salió mal aquí?

La marca no se ha pronunciado por el momento, pero el tema rodó como una bola de nieve entre la gente de la red social.

Y la pregunta del millón

¿Volverás a comer huevos después de ver ese pequeño saco rojo y amarillo con venas?

Facebook/Penny McAllister

¿Sí… No?

 

Puede interesarte