Por Pablo Román
22 mayo, 2018

Esto es todo lo que no sabías que pasó en la boda real. Desde dentro de la fiesta.

Terminó la boda real, fue todo muy bonito, pero sabemos que lo que vieron nuestros ojos fue sólo un espectáculo montado para nosotros, los plebeyos que comen pasteles. Así que vamos directo a los que nos interesa: La fiesta que se celebró después del matricidio, digo, matrimonio (matrimonio, homicidio ¿entendieron?)

Entre aplausos, música clásica, gospel y un beso para la posteridad, fue que Harry y Meghan salieron siendo marido y mujer.

La parranda fue organizada por el Príncipe Carlos, un hombre que desborda diversión de su rostro:

AP

Sir Elton John, sí, el del Rey León, estuvo a cargo de la música del la fiesta. Y sí, tocó el clásico que compuso para Disney:

Y, para finalizar, hubo fuegos artificiales.

Instagram/calvinferrer

¿Qué tiene de divertido esto, en serio?

Por otro lado, hubo un discurso «sucio» por parte del padrino de bodas, el príncipe William. La verdad es que tiene cara de ser kinky ¿no?

AP

Además de esto, Meghan le dio las gracias a la Familia Real, según Daily Mail, por haberla recibido, me encanta esa humildad de plebeya.

James Corden estuvo encargado de ser el anfitrión la ceremonia.

https://www.instagram.com/p/BLMmn8GBep2/

La cena se hizo en Frogmore House y hubo música house, música juvenil de personas de clase social alta, por el DJ Sam Totolee.

Pero lo que de verdad importa es la comida. La idea era salir de las costumbres británicas, por eso, en vez de fish and chips, hubo ¡Hamburguesa!

Pixabay

Sí, de esas que comemos normalmente.

Para beber había ron, gin y un trago llamado «When Harry Met Meghan», o cuando Harry conoció a Meghan.

Después de la «fachada» era obvio que iba a haber otra fiesta secreta (la primera era para los abuelos y familia, duh) en una casa privada en Chelsea.

Eso es todo amigos, me marcho a buscar nuevos temas para entretenerlos.

No cambien de canal.

Puede interesarte