Por Antonio Rosselot
28 septiembre, 2020

Un estudio realizado en pandemia por la Universidad de Danubio (Austria) concluyó que los solteros han llevado mejor el confinamiento que aquellos que están en una relación complicada de pareja. ¡El folclor popular y la ciencia se juntan una vez más!

La vida en confinamiento puede tener sus pros para algunos, pero para la mayoría los contras pesan más. Ya hemos visto los daños que ha causado esta situación sin precedentes, causando depresión, ansiedad y falta de descanso al obligar a las personas a quedarse encerradas en casa.

Y hay situaciones —no pocas— en donde la vida se tornó aún más difícil para algunos, con el fantasma del desempleo y la inseguridad laboral acechando todos los hogares, sobre todo al comienzo de la pandemia.

Sin embargo, investigadores de la Universidad del Danubio, en Krems (Austria), revelaron que la manera en que nos hemos sentido mentalmente durante la cuarentena depende parcialmente de nuestro estado sentimental.

Unsplash

Los académicos examinaron a mil austríacos un mes después de instalada la cuarentena en dicho país, para poder entender el impacto en sus relaciones y bienestar mental. En la encuesta, preguntaron principalmente sobre la calidad del matrimonio —o relación de pareja— de los encuestados, además de signos que indicaran estrés, depresión, ansiedad, bienestar y calidad del sueño para poder armarse una película completa al respecto.

Los hallazgos indicaron que las personas con una buena relación de pareja tuvieron un mejor puntaje que aquellos que no la tenían. Además, concluyeron que era mejor estar soltero o soltera antes de estar en una relación poco sana, ya que los primeros marcaron un mejor puntaje que los segundos.

Unsplash

“Estar en una relación per se no se asoció a una mejor salud mental, pero la calidad de la relación resultó esencial. Comparada con la soltería, una buena calidad en la relación de pareja fue un factor de seguridad, mientras que la mala calidad en la relación se configuró como un factor de riesgo”.

De todas maneras, los investigadores aclararon que hay algunas limitaciones en el estudio, ya que no se enfocaron en otras posibles causas de estrés en la encuesta como la pérdida del trabajo, la ansiedad de base o la contracción del COVID-19. Por lo mismo, no son certeros a la hora de asegurar todas sus conclusiones.

Psychology Today

Y aunque quizás no necesitábamos un respaldo para saber que es verdad, el refrán “Mejor solo que mal acompañado” ahora tiene comprobación científica.

Puede interesarte